jun 072009
 

Gracias a la herramienta llamada Google Earth, hoy en día es muy fácil explorar el planeta con pocos clics y movimientos del ratón. Ésta ofrece imágenes satelitales integradas que permiten mucho acercamiento en buena resolución, así como cambiar las perspectivas para mirar algún punto casi desde la vista del ojo. Así, uno puede ver ciudades, carreteras, destinos turísticos, mapas, montañas, volcanes, mares, océanos, o bien, medir distancias entre lugares o disfrutar fotografías de sitios remotos e inimaginables, etc. Incluso puede ubicar su propia casa. Es una herramienta maravillosa desde cierto punto de vista.

Hace poco, algunos periódicos publicaron imágenes enigmáticas de un punto en el océano Atlántico. Mucha gente de inmediato pensó que debería ser la Atlántida. Sin embargo, parece que los analistas de Google Earth luego explicaron que se trataba de un simple fenómeno fotográfico (esto último me contaron; yo no lo leí).

El sitio en cuestión se encuentra, aproximadamente, a 1,400 km al oeste de la costa de Marruecos, alrededor de las siguientes coordenadas: 31°25’01’’ de latitud Norte y 24°26’40’’ de latitud Oeste, en una planicie submarina a 5,300 m de profundidad, en promedio.

google-earth-29-de-mayo-de-2009-2

La imagen captada por satélite ha desatado controversias en algunos blogs y sitios de Internet. Hay mucha gente que sí cree que pueda tratarse de la Atlántida, mientras que otros afirman que deben ser oleoductos, estructuras industriales o trazos experimentales en el fondo del mar. Asimismo, hay quienes opinan que, en efecto, pueda ser el resultado de una ilusión óptica o fenómeno fotográfico por estar a tanta profundidad.

(Al hacer un máximo acercamiento al punto específico, aparecen algunas marcas de información que, al darles clic, nos llevan a sitios web y blogs con información al respecto. Uno de éstos da un enlace a “Topographic Anomalies” –Anomalías topográficas–, que hablan de otros sitios extraños o, aparentemente, anómalos en el planeta.)

google-earth-29-de-mayo-de-2009-3

El sitio que muestra la imagen es casi un rectángulo perfecto de alrededor de 125 km de largo (Norte-Sur) y unos 160 km de ancho (Este-Oeste). En su interior tiene trazos tipo calles o avenidas, pero sería muy aventurado afirmar que sean eso, pues los relieves de contorno en algunos casos parecen señalar más de 5 km de profundidad entre “la calle” y la planicie dentro de la retícula.

¿Qué podría ser?

  • ¿Experimentos submarinos? La verdad yo no sé si exista la tecnología para hacer perforaciones a tales profundidades y  tan extensas, sobre todo.
  • ¿Una distorsión fotográfica? Hm… Aun si los “trazos” fueran en la superficie del mar, creo que alrededor de 20,000 km2 es demasiado. En todo caso, lo más probable es que se trate de un error de defragmentación y recomposición de imágenes.
  • ¿Una ciudad sumergida en el océano? Yo no creo que se trate de una ciudad propiamente dicha, debido a sus dimensiones. Una ciudad de 20,000 km2, por así decirlo, es inimaginable en el contexto actual de un mundo sobrepoblado. En otras palabras, ese cuasi rectángulo es mayor que los estados de Colima, Morelos o Tlaxcala, en México, o el de Connecticut, en Estados Unidos. Para imaginarnos la distancia puedo poner estos ejemplos aproximados (kilómetros más o menos): de la ciudad de México a Querétaro, 170 km; de Querétaro a San Luis Potosí, 165; de Los Ángeles a San Diego, 175; de Londres a Birmingham, 160, y de Madrid a Valladolid, 157.

google-earth-29-de-mayo-de-2009-4

  • ¿Podría tratarse de una gran isla, como dijo que Platón que era la Atlántida? La imagen no tiene aspecto de isla sumergida, aunque se localiza en las “proximidades” señaladas por él hace muchísimos siglos. La descripción dada por el gran filósofo, tomando como base referencias mitológicas o legendarias de su tiempo, tampoco coincide con la imagen, pues él mencionó que era circular (esto, sin embargo, no tendría por qué demeritar o desmentir lo expuesto por Platón en sus textos Timeo y Critias, pues él sólo recreó narraciones de tradición oral proveniente de Egipto).

Otra anomalía…

Casi a la misma altura de la retícula, pero más hacia el oriente y muy cercana la Isla de la Palma, existe otra “anomalía” en el fondo del mar, a 4,400 m de profundidad, en promedio. Se trata de algo así como una letra A invertida que se localiza entre otra retícula más pequeña, varias líneas verticales u horizontales y posibles fracturas en el fondo marino. (Además, presenta dos círculos que podrían ser “islas”, a juzgar por los relieves, en el centro imaginario de la A y en el vértice meridional.) Las coordenadas aproximadas son: 29°35’53’’ N y 18°39’36’’ O.

google-earth-29-de-mayo-de-2009-6

En fin, éste es un tema para especular desde cualquier arista y que nos puede ofrecer cuentos de la topografía oceánica*. ¿Ustedes qué opinan?

google-earth-29-de-mayo-de-2009-5

Más “anomalías”…

De acuerdo con la opinión de muchos, Google Earth tiene defectos en la recomposición de sus fotografías debido al mal procesamiento o pegado de las mismas, por lo tanto, podemos concluir que no son del todo fiables en muchísimos casos (lo cual le podría restar seriedad a su programa).

A continuación tenemos dos ejemplos que son de risa (hay blogs que hablan de ellos), en los cuales se puede inferir error o broma humana, o bien, defecto en la recomposición.

La primera se encuentra en esta coordenada: 52° 4’9.29” N y 4°18’50.31” E. ¿Error o broma? Que cada quien juzgue…

009geLa otra foto, que se halla en las coordenadas 51°19’18.21” N y 6°34’35.80” E, también es motivo de risa y nos hace pensar en una fotocomposición.  Curiosamente, en ambas imágenes los coches “anómalos” son Mini, aunque de diferente color. (Bueno, voltear un Mini para que pose para el satélite, justo en la hora que está dando clic, es como muy fácil, ¿no?)

010ge- – - – - -

*Hago una evidente paráfrasis del álbum Tales From Topographic Oceans, de Yes (Atlantic Records, 1974).

- – - – - -

Nota: las imágenes fueron tomadas directamente en pantalla de Google Earth 5.0.11733.9347.

Aunque ya todo mundo lo sabe, no está por demás volverlo a decir: Google Earth es un programa gratuito y se puede instalar rápidamente en cualquier computadora.

  67 Responses to “¿La Atlántida o simples anomalías topográficas en el mar?”

  1. Esto esta muy interesante compadre, pero no entiendo, ¿por qué lo borraron o intentaron borrarlo? Mmmm, ¿esto es un compló? ¿Una conspiración del pueblo malo contra el bueno? ¿Un bloqueo de los usurpadores del poder?

    Ya en serio, no le atino, ¿tú que piensas? ¿Qué habrá de fondo en echarse para atrás? O será que también la Atlántida tiene profecías sobre el fin del mundo y las esconden.

    De una vez por todas, a quien crea que este año va a ser el fin del mundo y no saben qué hacer con sus pertenencias, yo me apunto para cuidarlas. Déjenmelas a mi, yo me las quedo mientras les llega el “rayo convertidor”. Pasen sus cuentas a mi banco y en lo que los transforma el universo maya-atlántida, yo me hago cargo. No worries!

  2. ¿Se acuerdan de este post sobre las anomalías de Google Earth y la supuesta Atlántida? Pues Google Earth ya medio borró esa imagen, según se lee en este artículo:
    http://www.eluniversal.com.mx/notas/828560.html
    aunque lo cierto es que sigue allí, pero la resolución parece peor y eso que presumen que es con nueva tecnología.
    La A invertida al noroeste de la Isla de Palma también se ve más borrosa.

  3. David,
    Acabo de ver el video que tienes en Youtube. Empieza con un fragmento de los diálogos y sigue la información de geoglifos en Sudamérica. Tan interesante todo esto. Saludos desde acá también…

  4. Un video sobre los Antis.

    http://www.youtube.com/watch?v=50vMwD0DIfk

    Cuando me refiero a la Civilización Hidráulica, la real y no la que se inventó Platón, me refiero a la que se muestra en el video.

    Saludos,
    David

  5. Al fin pude cargar en Youtube los Diálogos de Platón referidos a la Atlántida.
    Los tuve que dividir en cuatro partes para poder subirlos.
    Parte 1 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=p1wQN4-Bh_I
    Parte 2 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=SZ1wOXOwRSI
    Parte 3 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=WzcmLLcCZBQ
    Parte 4 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=VWX7mxvl36w
    Salu2,
    David

  6. Hola David.
    No me gustan los temas medios raros, ja,ja,ja, me gustan los temas naturales
    Yo soy el gato vivo, yo soy el gato muerto, yo soy el observador, ya sabes (Schrödinger)…Es más fácil de lo que parece si no se intelectualiza tanto…
    Ya había visto este vídeo.
    Creo q he visto todos tus vídeos de youtube (y me gustan mucho ), creo q te lo dije en su momento en el post de los “charlates” y en todos pareces rozar Esencia , aunque luego te gusta dar interminables rodeos.

    Un besito

  7. Hola Versoazul:
    Tiempo sin verte por estos lares!!!
    De mi viaje por la selva parece que volví un poco salvaje. En vez de volver incisivo, como dice Homero, creo que volví canino… y con hidrofobia jejejejeje.
    Como sé que estos temas medio raros te gustan, te invito a que veás el siguiente videíto en Youtube.
    http://www.youtube.com/watch?v=yuZjTQDy70M
    Estas figuras se relacionan directamente con los mapas precolombinos de los bordes montañosos de la sabana de los Antis.
    No son las figuras de Nazca, sino que se trata de las de la Civilización Hidráulica que he estado describiendo en los comentarios anteriores.
    Del sitio que vengo, las extrañas figuras de las pinturas rupestres y los petroglifos se cuentan por toneladas. Según Erica Pia, la arqueóloga con la que fuimos, en la zona hay unas 20, solo que esta vez sólo llegamos a siete sitios.
    Salu2,
    David

  8. David, hooooooola…

    Qué bueno!!!

    Ay…. que ya me están temblando las piernas.

  9. Homero:
    Cuando digo que la hipótesis del Platón mentiroso es pseudocientífica, no estoy indicando que sea falsa, simplemente que no cumple con los criterios de demarcación que exige la ciencia.
    Lo peor de todo es que lo mismo ocurre con las otras dos hipótesis, o sea, la que indica que Platón dijo la verdad o que se basó en hechos y lugares reales. Digo esto, porque, pese a haber cubierto todas las posibilidades, en todos los casos lo que estamos obligados a probar con evidencias son las intenciones de un muerto que tiene más de dos mil años.
    La hipótesis que indica que Platón escribió una historia real, como él mismo lo indica en sus diálogos, adolece exactamente de los mismo problemas que la hipótesis que indica que Plató se la inventó, ya que es la negación de la anterior.
    Para poder probar que Platón no mintió, lo que se debe exigir a quien hace esta afirmación es un estudio detallado del planeta que demuestre lo que dice. Este estudio, como dije antes, es pariente de las profecías mayas, o sea, no existe. Esto quiere decir que la evidencia no existe y se trata de simple y llana especulología. No se puede considerar como hipótesis científica aquella que incorpora dentro de sus bases las intenciones de un muerto.
    Lo jodido, es que la hipótesis que queda para cubrir todas las posibilidades, nos indica que Platón basó su relato en hechos y lugares reales. Esta es la hipótesis favorita de los Atlantólogos y es la más pseudocientífica de las tres, ya que es selectiva. Solo que selectiva a conveniencia del “investigador”.
    El problemón de la hipótesis consiste en que a Platón se lo debe considerar semimentiroso. Habrá dicho la verdad cuando las evidencias coincidan con lo que encuentra el atlantólogo en el sitio propuesto y será mentiroso cuando las evidencias no concuerden.
    Si este golazo de media cancha se pasa por alto, me animo a hacer la siguiente apuesta:
    La Atlántida de Platón estaba ubicada en la cocina de mi casa. Si no les gusta la ubicación, les doy a escoger. ¿Quieren que la coloque en mi sala, en mi patio trasero o en mi baño? Escojan el sitio y van a ver que la hago encajar con el doble de evidencias físicas que aquellas propuestas como las de Santorini, o Iberia. ¿Quieren que las triplique, ubicándola en mi cocina? Lo puedo hacer un montón de veces y con los lugares más ridículos que se les ocurra, ya que la hipótesis es lo más pseudocientífico que puede existir. Es tan pseudocientífica como afirmar que el clima de mañana estará nublado, seminublado o saldrá un sol radiante. Mañana lloverá, habrán chubascos aislados o saldrá el sol. Hará calor, frío o estará templado.
    Si el Atlantólogo de turno es sincero, de manera a priori debiera estar en la capacidad de indicar cuales evidencias se encontrarán en el sitio propuesto y cuáles no, cosa que es imposible de predecir, ya que las hipótesis científicas no se plantean como una nebulosa en la cual el investigador tiene la libertad de definir a posteriori los resultados. De hecho, la hipótesis del Platón semimentiroso no cumple con ningún criterio de demarcación, pero junto a la primera hipótesis, es aceptada por algunos bolainas que insisten en hacerse llamar científicos.
    El problemón que tenemos al tocar el tema de la Atlántida de Platón es que el filósofo se la inventó, se basó en hechos y lugares reales o contó una historia absolutamente verdadera.
    Una de las tres alternativas es verdadera, no hay vuelta!!! El problema es que las tres son pseudocientíficas, porque Platón está lo suficientemente muerto como para aclararnos sus intenciones. Lo peor de todo, es que no tenemos una máquina del tiempo como para confirmar lo escrito, lo que nos limita a hablar en tiempo presente.
    Sonamos!!!
    No, no sonamos, ya que lo que se debe buscar es una hipótesis alternativa que sí cumpla con los criterios de demarcación. En el postulado de dicha hipótesis, debiera excluirse el elemento subjetivo, que son las intenciones del muertito, y de yapa, no puede ser planteada en tiempo pasado, sino en tiempo presente, con las restricciones que esto lleva.
    Una pregunta simple, de simplicidad absoluta, obligaría a realizar una pega que los opinólogos no han emprendido.
    En la actualidad, ¿Existe algún lugar en el planeta que coincida con lo descrito en los diálogos de Platón?
    La respuesta obvia será un sí o no, lo que quiere decir que es falsable. El complemento de la pregunta es su negación y el resultado, al igual que en el caso anterior, es binario, es decir, existe o no existe.
    Como los diálogos de Platón se lucen en las descripciones topográficas, de flora, fauna y medidas precisas, el tema es recontra simple, ya que sus componentes básicos son binarios y en los puntos más álgidos, como la medida de la Isla de los anillos, se trata de elementos mesurables, es decir, las cosas son o no son. Es blanco o es negro y el gris quedará fuera de juego, salvo en los casos en los cuales el relato de Platón así lo indique.
    ¿Existe ese análisis?
    Sí, existe, lo tiene Homero.
    ¿Existe un lugar que coincida al pie de la letra con lo que describe Platón en el Timeo y el Critias?
    Sí existe, y se lo puede leer en el comentario Nro 46, pero para entenderlo, un prerrequisito es haber leído los Diálogos de Timeo y Critias.
    ¿Cuáles?
    Cualquiera de ellos. La diferencia es mínima entre todos los que se han escrito. Las medidas no cambian, lo mismo que las demás descripciones.
    ¿La descripción del punto 46 es la Atlántida?
    No, no soy burro para afirmarlo. Ya me declaré pseudocientífico, jejejeje. Los científicos verdaderos se basan en alguna de las tres posturas que indiqué que no cumplen con los criterios de demarcación. Jejejeje. Lo que describí en el comentario 46 es 100% real y se trata de una isla ubicada en el corazón mismo de la Civilización Hidráulica de los Antis. Mejor no me critiquen el nombre, ya que también es 100% real y forma parte de la historia desde que llegaron a Sudamérica los conquistadores europeos. Ellos son los que escucharon el nombre de los indígenas y es el que utilizo en el relato. Las medidas que indico son 100% reales, lo mismo que la flora, fauna, geografía, geología y no me metí con el tema de la mitología local, simplemente para no joder un relato, que ya de por sí, era bastante extenso. Jejejeje
    Lo que describí es un CLON de la Atlántida descrita por Platón y no la Atlántida misma. Jejeje. A cualquier persona que intente refutar lo indicado, lo que se le debe exigir de entrada, es la evidencia fiable, contrastable y reproducible. Si se trata de cualquier otra cosa, la salida que tengo es recordar los criterios de demarcación que ofrece la epistemología. Y no pienso pasar por alto aquella argumentación basada en la especulología, puesto que sé muy bien que la ausencia de evidencia no se puede confundir con la evidencia de ausencia.
    Salu2,
    David

  10. Hola Homero:
    Ando un tanto sulfúrico en lo que escribo, ya que estoy utilizando el formato de los Diálogos que me aconsejó mi colega Tolón, que es profesor de la UBA.
    No se trata de Solón, el legislador griego, sino Pedro Tolón Estarelles, que es catalán y me dijo que en vez de jugar con los diálogos de Platón, mejor sería que copie a Galileo. Jejejeje.
    Esta vez, a diferencia del documento que te envié, no lo pienso escribir en “latín”, sino en italiano, para que todos lo entiendan. A decir verdad, mi italiano es pésimo, así que lo voy a escribir en castellano y con un lenguaje mucho más simple, de manera que lo entienda cualquiera.
    La gracia que tiene Galileo, es que la manera en que encara el problema es cartesiana, solo que se trata de una época en la cual Descartes no ha nacido para inventar el método Cartesiano jejeje. Galileo escribe en términos simples, basado en el sentido común, lo que parece complicado a primera vista, hablando de gravedad, momentum lineal y momentum angular, con el pequeño inconveniente de que Newton, no había tenido la decencia de haber nacido, pero lo logra explicar de una manera tan clara que cualquier peripatético de la época debió sentir como que le metieran una brasa ardiente en la garganta. Por este motivo me queda claro por qué se sonaron a Galileo, recluyéndolo a arresto domiciliario. Si sus diálogos los escribía en Latín, no creo que el problema haya pasado a mayores, pero al hacerlo en italiano, convirtió un tema árido en algo simple y lógico, lo que quiere decir que el librito llegó a las masas creando una revolución del pensamiento que posteriormente remató Newton, cuando se paró sobre los hombros de gigantes. El gigante en este caso sería el hereje de Galileo.
    Lo primero que trato de hacer, copiando a Galileo, es analizar las bases de los modelos mentales y de los memes más populares, asumiendo de entrada un calificativo de pseudocientífico, dado que sé muy bien que la persona que dice cumplir las reglas del juego de las ciencias y de hecho, no lo hace, puede catalogarse como pseudocientífico.
    En mi caso, asumo el calificativo que a los científicos no les agrada, pero desde el otro lado de la valla, saco una lupa y me dedico a analizar las posturas defendidas por los que dicen ser científicos jejejeje. No bajo algún criterio inventado por mi persona, sino bajo los criterios propuestos desde la epistemología.
    Tiro la carne al asador y dejo al criterio del lector la decisión final, para que cada cual determine si se trata de posturas científicas o pseudocientíficas.
    El tema de Atlantis es un TABÚ del cual los científicos escapan como demonios corridos con agua bendita y no puede ser discutido, salvo como una moraleja o un invento de Platón. El problema con esta postura, es el que traté de graficar en el comentario anterior.
    Dado que el tema es TABÚ y no se lo encara de la manera debida, lo que se me ocurrió es escribir el documento que ya mandé, en el cual aclaro mil veces que no se trata de ninguna Atlántida, sino de los Antis, que son 100% reales. El problema es que el documento que envié está escrito en latín.
    El siguiente paso son los diálogos que estoy escribiendo en el más castizo castellano, porque me queda claro que si se intenta crear olas, se lo debe hacer desde la población más grande y no desde un grupo selecto, cuyo hermetismo es evidente. Los recursos limitados se deben dirigir a la mayoría que no conoce el tema, y no a la minoría que piensa conocerlo, pero que no está dispuesta a analizarlo.
    Mejor sigo con el análisis de las otras dos hipótesis restantes.
    ¿Por qué lo hago en esta esquina del ciberespacio?
    Para aflojar la pluma, ya que, como dije antes, ando en unos diálogos copiados a Galileo, apuntados al corazón de los peripatéticos de nuestros tiempos. Necesito tener caliente la pluma, porque últimamente he estado perdido en medio de las montañas y las selvas, viendo cosas que no debían estar allí. Jejejeje. Me fui con una Dra en arqueología de la Universidad de Turín y que tiene otro doctorado, y con un bi – Dr. en paleontología y geología, simplemente para salir de dudas, y el lugar terminó siendo como una caja de Pandora.
    Salu2,
    David

  11. “Platón se inventó el relato de la Atlántida”.
    Si se analiza esta premisa como una hipótesis, estaremos obligados a preguntarnos si se trata de una postura científica o pseudocientífica, ya que el científico que la utilice como afirmación, podría ser catalogado como pseudocientífico.
    El término tiene connotaciones peyorativas, porque se usa para indicar que las materias así etiquetadas son errónea o engañosamente presentadas como científicas. Por este motivo, aquellos que cultivan determinada “pseudociencia”, normalmente rechazan esta clasificación.
    No nos olvidemos que se puede catalogar como pseudocientífico a aquella persona que dice apoyarse en el método científico, pero que de hecho no lo hace.
    En primer lugar, si algún bellaco, por más pintado que sea su título, afirma que Platón se inventó la Atlántida, lo que se debe hacer es ver si su afirmación tiene sustento real o es mera especulología.
    Para saber si tiene sustento, basta con analizar si la hipótesis de base cumple con los criterios de demarcación más básicos que exige la epistemología.
    En este caso, no debemos perder de vista que se trata de determinar las intenciones de un muerto. Si Platón estuviese vivo, otro sería el cantar, pero está lo suficientemente muerto como para responder la pregunta.
    Desde el punto de vista verificacionista, ¿Se pueden verificar las intenciones de un muerto? ¿Sí o no?
    En todo caso, si esto se admite, con la misma facilidad podría considerarse como hipótesis científica aquella que afirma que Jesús era homosexual, ¿O no?
    A lo que voy es a una de las bases más jodidas que separa la ciencia de lo que no lo es. Este pequeño detalle, casi insignificante, se llama EVIDENCIA.
    Una cosa es la evidencia y otra muy distinta la creencia, pero parece que muchas personas pasan por alto que la prédica repetida mil veces, no se puede considerar de ninguna manera como evidencia de nada. De hecho, esto podría considerarse una falacia.
    Otra pifia que comúnmente se pasa por alto, es que la ausencia de evidencia no se puede considerar como evidencia de ausencia. Si no se entiende este concepto, cualquiera se puede tragar un gol de media cancha, como aquel que defienden los Doctos Opinólogos que afirman que Platón se inventó la Atlántida.
    Para poder afirmar que Platón es un mentiroso que se inventó su Atlantis, lo que se debe tener a mano, es un análisis pormenorizado que indique que no existe en el planeta un solo lugar que se ajuste a las descripciones hechas en el Timeo y el Critias. ¿El estudio lo tienen quienes afirman tan alegremente la Hipótesis? Yo aseguro que no tienen un sorete, lo que quiere decir que se trata de simple y docta especulación.
    En el blog de al lado, en el de Seoane, que trata las Profecías del 2012 que le endilgaron a los mayas, la pregunta de bienvenida a los defensores pseudocientíficos es: ¿Dónde escribieron los mayas las profecías? Y la respuesta invariablemente es el silencio, por un simple motivo. Las profecías no son mayas, sino un invento moderno, cuyo génesis puede rastrearse unos pocos años en el pasado. Exactamente lo mismo ocurre con la evidencia que debiera sustentar la hipótesis analizada.
    Al científico que afirme que Platón se inventó la Atlántida, lo que se le debe pedir gentilmente es que indique dónde se encuentra el estudio que lo demuestra, ya sea de forma inductiva o deductiva. Si no puede hacer esto, les juro que se trata de un PSEUDOCIENTÍFICO.
    Resulta que la descripción del Timeo y del Critias, no son dos párrafos, sino que se lucen con detalles que van desde la flora, fauna y topografía, hasta llegar a las medidas con las que alegremente juegan algunos Atlantólogos.
    Un problema adicional con el cual se topará el pseudocientífico, es con el hecho de que la geología no es estática, así que la descripción de una gran destrucción ocurrida en el Younger Dryas, que es el tiempo indicado en los diálogos, baraja las cartas aún más al pseudocientífico, dejándolo como ignorante, ególatra o malintencionado, ya que sobre la ausencia de evidencia no se construyen las ciencias. Salvo que los epistemólogos se hayan puesto de acuerdo en las últimas definiciones que han hecho. (Esto es ridículo.)
    Si existe el estudio que debiera exigirse a los “Científicos” y éste indica que no existe ningún lugar en el planeta que coincida con lo descrito por Platón, resulta que esto tampoco se podría considerar como garantía de veracidad de la premisa o como evidencia fiable, ya que, según el relato de dudosa reputación, la gran destrucción ocurrió hace 11.600 años atrás, lo que es tiempo suficiente como para que la geología haya jugado muchas cartas.
    Como acotación al margen, se puede decir que es el periodo en el cual se formaron los Grandes Lagos en Norteamérica, ocurrió la mayor devastación de la fauna que ha visto el Homo Sapiens y es el momento en el cual se formaron las cataratas del Niágara. Antes de eso, no existían, así que cualquier fundamentación basada en la ausencia de evidencia, se llama especulología y eso no es ciencia. ¿O sí?
    El problema de la hipótesis de base es que no cumple con los criterios de demarcación. No es consistente, no cumple con el verificacionismo, pero al tener incorporado el elemento subjetivo de la opinión de un muerto, tampoco es falsable, como lo exigiría Popper. De hecho, se trata de una postura Dogmática, que depende de las expectativas del observador y que es reformulada sin pruebas empíricas que la avalen y para yapa, sus defensores se autodenominan como científicos.
    ¿Acaso una característica de las pseudociencias no es que “Proclaman teorías para las que no aportan pruebas empíricas, que a menudo contradicen abiertamente las observaciones o resultados experimentales conocidos y aceptados”?
    ¿Son incoherentes con el cuerpo teórico de disciplinas relacionadas, invalidando las explicaciones admitidas sin ofrecer alternativas mejores para la explicación de los mismos fenómenos ni reconocer la necesidad de hacerlo?
    ¿ Descalifican las críticas por parte de las ciencias, a menudo, utilizando falacias ad hominem, aduciendo conspiraciones o proclamándose objeto de persecución cuando sus planteamientos son rebatidos?
    ¿Los promotores de la teoría hacen poco esfuerzo para desarrollar una teoría que supere los problemas a los que se enfrenta. Carecen de la vocación autocritica propia de los científicos verdaderos?
    ¿Son inmutables. Al no tener bases experimentales, no cambian incluso ante nuevos descubrimientos?
    Mejor no sigo. Busquen por su cuenta en la blogósfera las definiciones de pseudociencia y los criterios de demarcación para ver si la hipótesis del Platón mentiroso es científica o no lo es.
    Para mí la cosa está clara.
    LA HIPÓTESIS ES TOTALMENTE PSEUDOCIENTÍFICA, y en sus bases es casi idéntica a las mentadas Profecías que le tratan de endilgar a los mayas.
    Me falta analizar dos hipótesis más.
    Salu2,
    David

    • David,
      Una de dos: 1. Si Platón se inventó la Atlántida, entonces que se le dé el crédito como el tatarabuelo de la ficción en literatura. 2. Si él sólo recreó y ficcionalizó una leyenda o mito escuchada en otra tierra, entonces que se le dé el crédito de haber sido el precursor de los mitos y leyendas trascendiendo la oralidad para quedar plasmadas en escritura.
      Si lo real es el punto 1, entonces estamos en algo similar a las “Profecías mayas”, es decir, Platón escribió algo de ficción y autores posteriores lo tomaron como hecho.

  12. David,
    Ácido e incisivo. ¿Para qué leer la obra completa si Wikipedia te ofrece un resumen mal escrito, lleno de omisiones, carente de profundidad, pero con algunas referencias cruzadas?
    Con leer resúmenes así cualquiera se puede considerar científico e intelectual, ¿no crees?
    Más tarde algo sobre Platón…

  13. ¿Quieren que demuestre que los científicos que argumentan que Platón se inventó el relato, en realidad se los puede catalogar de pseudocientíficos?
    Lo mismo puedo hacer para aquellos que argumentan que Platón dijo la verdad o aquellos que indican que escribió sobre la Atlántida basándose en hechos y acontecimientos reales. PSEUDOCIENTÍFICOS totales. Jejejeje.
    Yo ya me declaré pseudocientífico, jejejeje, para diferenciarme de los que defienden cualquiera de las tres posturas anteriores, y con conocimiento de causa, creo tener la capacidad de demostrar lo anterior. Sin necesidad de parodiar nada.
    Quien argumente que la Atlántida es un invento = Pseudocientífico.
    Quien argumente que la Atlántida no fue un invento = Pseudocientífico.
    Quien argumente que la Atlántida se basó en lugares y hechos reales = El más Pseudocientífico de todos. (Pariente de los alquimistas, quirománticos y sacasuertes varios.)

  14. Quien no entienda el método clásico que utilicé, puede pensar que lo que hice fue una parodia de Platón, pero quien entienda las propiedades de las probabilidades conjuntas, y sus implicaciones, sabrá muy bien que para ser consistente, no debo argumentar en ningún momento que los Antis son Atlantis, sino una especie de clon. Esto es obvio, ya que yo no soy quién, para discutir los paradigmas defendidos por tantos eruditos que se autodenominan científicos. (En ese caso me declaro pseudocientífico, para diferenciarme de aquellos que dicen serlo, pero basan sus argumentos en la Creología.)
    Yo simplemente tiro la piedra de las evidencias irrefutables y los sabios que se las arreglen por su cuenta, ya que por algo son sabios, yo soy Joíchi. Jejejeje. ¿Más vale un cartón rimbombante o las evidencias que cualquier persona, de manera independiente, puede confirmar por cuenta propia?, ¿La verdad es más verdad porque la pronuncia un Dr. de las Ciencias Sociales o un panadero?
    Yo me conformo con ser una mosca en el oído, que sin apoyarme en ningún título, (que de hecho los tengo), prefiero jugar al empirismo y juzgar intenciones ajenas, basado en los criterios establecidos desde la epistemología. Jejejeje.
    Salu2,
    David

  15. Critias. -Tal como dije antes acerca del sorteo de los dioses – que se distribuyeron toda la tierra, aquí en parcelas mayores, allí en menores e instauraron templos y sacrificios para sí -, cuando a Posidón le tocó en suerte la isla de Atlántida la pobló con sus descendientes, nacidos de una mujer mortal en un lugar de las siguientes características. El centro de la isla estaba ocupado por una llanura en dirección al mar, de la que se dice que era la más bella de todas, y de buena calidad, y en cuyo centro, a su vez, había una montaña baja por todas partes, que distaba unos cincuenta estadios del mar. En dicha montaña habitaba uno de los hombres que en esa región habían nacido de la tierra, Evenor de nombre, que convivía con su mujer Leucipe. Tuvieron una única hija, Clito, cuando la muchacha alcanza la edad de tener un marido, mueren su padre y su madre. Posidón la desea y se une a ella, y, para defender bien la colina en la que habitaba, la aísla por medio de anillos alternos de tierra y mar de mayor y menos dimensión: dos de tierra y tres de mar en total, cavados a partir del centro de la isla, todas a la misma distancia por todas partes, de modo que la colina fuera inaccesible a los hombres.
    Entonces todavía no había barcos ni navegación. Él mismo, puesto que era un Dios, ordenó fácilmente la isla que se encontraba en el centro: hizo subir dos fuentes de aguas subterráneas a la superficie -una fluía caliente del manantial y la otra fría- e hizo surgir de la tierra alimentación variada y suficiente. Engendró y crió cinco generaciones de gemelos varones, y dividió toda la isla de Atlántida en diez partes, y entregó la casa materna y la parte que estaba alrededor, la mayor y mejor, al primogénito de los mayores y lo nombró rey de los otros. A los otros los hizo gobernantes y encargó a cada uno el gobierno de muchos hombres y una región de grandes dimensiones. A todos les dio nombres: el mayor y rey, aquel del cual la isla y todo el océano llamado Atlántico tienen un nombre derivado; porque el primero que reinaba entonces llevaba el nombre de Atlante. Al gemelo que nació después de él, al que tocó en suerte la parte externa de la isla, desde las columnas de Heracles hasta la zona denominada ahora en aquel lugar Gadirica, le dio en griego el nombre de Eumelo, pero en la lengua de la región, Gadiro. Su nombre fue probablemente el origen del de esa región. A uno de los que nacieron en segundo lugar lo llamó Anferes, al otro, Evemo. Al que nació primero de los terceros le puso el nombre de Mneseo y al segundo, Autóctono. Al primero del cuarto par le dio el nombre de Elasipo, y el de Méstor al posterior. Al mayor del quinto par de gemelos le puso el nombre de Azaes y al segundo, el de Diáprepes. Todos estos y sus descendientes vivieron allí durante muchas generaciones y gobernaron muchas otras islas en el océano y también dominaron las regiones interiores hacia aquí, como ya se dijo antes, hasta Egipto y Etruria.
    La estirpe de Atlas llega a ser numerosa y distinguida. El rey más anciano transmitía siempre al mayor de sus descendientes la monarquía, y la conservaron a lo largo de muchas generaciones. Poseían tan gran cantidad de riquezas como no tuvo nunca antes una dinastía de reyes ni es fácil que llegue a tener en el futuro y estaban provistos de todo de lo que era necesario proveerse en la ciudad y en el resto del país. En efecto, aunque importaban mucho del exterior a causa de su imperio, la mayoría de las cosas necesarias para vivir las proporcionaba la isla. En primer lugar, todo lo que, extraído por la minería, era sólido o fusible, y lo que ahora sólo nombramos -entonces era más que un nombre la especie del oricalco que se extraía de la tierra en muchos lugares de la isla, el más valioso de todos los metales entre los de entonces, con la excepción del oro- y todo lo que proporciona el bosque para los trabajos de los carpinteros, ya que todo lo producían de manera abundante y alimentaba, además, suficientes animales domésticos y salvajes. En especial, la raza de los elefantes era muy numerosa en ella. También tenía comida el resto de los animales que se alimenta en los pantanos, lagunas y ríos y los que pacen en las montañas y en las llanuras, para todos había en abundancia y así también para este animal que es por naturaleza el mayor y el que más come. Además, producía y criaba bien todo lo fragante que hoy da la tierra en cualquier lugar, raíces, follaje, madera, y jugos, destilados, sea de flores o frutos. Pero también el fruto cultivado, el seco, que utilizamos para alimentarnos y cuanto usamos para comida -denominamos legumbres a todas sus clases- y todo lo que es de árboles y nos da bebidas, comidas y aceites, y el que usamos por solaz y placer y llega a ser difícil de almacenar, el fruto de los árboles frutales, y cuantos presentamos como postres agradables al enfermo para estímulo de su apetito, la isla divina que estaba entonces bajo el sol, producía todas estas cosas bellas y admirables y en una cantidad ilimitada. Como recibían todas estas cosas de la tierra, construyeron los templos, los palacios reales, los puertos, los astilleros, y todo el resto de la región, disponiéndolo de la manera siguiente.
    En primer lugar, levantaron puentes en los anillos de mar que rodeaban la antigua metrópoli para abrir una vía hacia el exterior y hacia el palacio real. Instalaron directamente desde el principio el palacio real en el edificio del Dios y de sus progenitores y, como cada uno, al recibirlo del otro, mejoraba lo que ya estaba bien, superaba en lo posible a lo anterior, hasta que lo hicieron asombroso por la grandeza y belleza de las obras. A partir del mar, cavaron un canal de trescientos pies de ancho, cien de profundidad y una extensión de cincuenta estadios hasta el anillo exterior y allí hicieron el acceso del mar al canal como a un puerto, abriendo una desembocadura como para que pudieran entrar las naves más grandes. También abrieron, siguiendo la dirección de los puentes, los círculos de tierra que separaba los de mar, lo necesario para que los atravesara un trirremes, y cubrieron la parte superior de modo que el pasaje estuviera debajo, pues los bordes de los anillos de tierra tenían una altura que superaba suficientemente al mar. El anillo mayor, en el que habían vertido el mar por medio de un canal, tenía tres estadios de ancho. El siguiente de tierra era igual a aquel. De los segundos, el líquido tenía un ancho de dos estadios y el seco era, otra vez, igual al líquido anterior. De un estadio era el que corría alrededor de la isla que se encontraba en el centro. La isla, en la que estaba el palacio real, tenía un diámetro de cinco estadios. Rodearon ésta, las zonas circulares y el puente, que tenía una anchura de cien pies, con una muralla de piedras y colocaron sobre los puentes, en los pasajes del mar, torres y puertas a cada lado. Extrajeron la piedra de debajo de la isla central y de debajo de cada una de las zonas circulares exteriores e interiores; las piedras eran de color blanco, negro y rojo. Cuando los extranjeros, construyeron dársenas huecas dobles en el interior, techadas con la misma piedra. Unas casas eran simples, otras mezclaban las piedras y las combinaban de manera variada para su solaz, haciéndolas naturalmente placenteras. Recubrieron de hierra, al que usaban como si fuera pintura, todo el recorrido de la muralla que circundaba el anillo exterior fundieron casiterita sobre la muralla de la zona interior, y oricalco, que poseía unos resplandores de fuego, sobre la que se encontraba alrededor de la Acrópolis El palacio dentro de la Acrópolis estaba dispuesto de la siguiente manera. En el centro, habían consagrado un templo inaccesible a Clito y Posidón, rodeado de una valla de oro: ese era el lugar en el que al principio concibieron y engendraron la estirpe de las diez familias reales. De las diez regiones enviaban cada año hacia allí frutos de la estación como ofrendas para cada uno de ellos. Había un templo de Posidón de un estadio de longitud y trescientos pies de ancho. Su altura parecía proporcional a estas medidas, puesto que tenía una forma algo bárbara. Recubrieron todo el exterior del templo de plata, excepto las cúpulas, que revistieron de oro. En el interior, el techo de marfil, entremezclado con oro, plata y oricalco, tenía una apariencia multicolor. Revistieron las paredes, columnas y pavimento de oricalco. Dentro del templo colocaron imágenes de oro: El dios de pie sobre un carro llevaba las riendas de seis caballos alados y tocaba, a causa de su altura, el techo con la cabeza; lo rodeaban cien nereidas sobre delfines -pues los de aquel entonces creían que eran tantas. En el interior había muchas otras estatuas que eran exvotos de particulares. Afuera, alrededor del templo, había estatuas de oro de todos, de las mujeres y de los hombres que habían pertenecido a la familia de los diez reyes, así como muchos otros exvotos grandes de los reyes y de particulares de la ciudad y de todas las regiones exteriores que dominaron. Había un altar que concordaba en su grandeza y su manufactura con esta construcción. El palacio, igualmente, se adecuaba a la grandeza del Imperio, así como al orden alrededor del templo. Para utilizar las fuentes de agua fría y caliente que por naturaleza tenían una abundante cantidad de agua en sabor y calidad excelente para el uso, construyeron alrededor edificios, hicieron plantaciones de árboles adecuadas a las aguas, levantaron cisternas al aire libre e invernales cubiertas para los baños calientes -aparte las reales, las públicas y las privadas, además de otras para mujeres y otras para caballos y el resto de los animales de tiro – y ordenaron convenientemente cada una de ellas. Dirigieron la corriente de agua hacia el bosque sagrado de Posidón – múltiples y variados árboles de belleza y altura sobrenatural por la calidad de la tierra- y hacia los círculos exteriores por medio de canales que seguían la dirección de los puentes. Habían construido en aquel lugar muchos templos para muchos dioses, muchos jardines y muchos gimnasios, unos de hombres, otros, separados, de caballos, en las dos islas de los anillos. Además, en el centro de la isla mayor había un hipódromo de un estadio de ancho colocado aparte, cuya extensión permitía que los caballos compitiesen libremente todo el perímetro. Alrededor de este había, aquí y allí, casas de guardia para la mayoría de guardianes. La guardia de los más fieles estaba dispuesta en el anillo más pequeño y más cercano a la acrópolis y a los que más se distinguían en su fidelidad les habían dado casas dentro de la acrópolis en torno a los reyes. Los astilleros estaban llenos de trirremes y de todos los artefactos correspondientes, todo adecuadamente preparado. Los alrededores de la casa de los reyes estaban arreglados de la siguiente manera: cuando se atravesaban los puertos desde afuera – que eran tres – una muralla se extendía en círculo, a partir del mar -a cincuenta estadios por todas partes el anillo mayor y de su puerto- y se cerraba en la desembocadura del canal en el mar. Muchas casas poblaban densamente toda esta zona; la entrada del mar y el puerto mayor estaban llenos de barcos y comerciantes llegados de todas partes que, por su multitud, ocasionaban vocerío, ruido y bullicio variado de día y de noche.
    Ahora ya tenemos recordados la ciudad y los alrededores de la antigua edificación, tal y como se describieron entonces.
    Debemos intentar recordar el resto de la región, como era su naturaleza y su forma en que estaba ordenado. En primer lugar, se decía que todo el lugar era muy alto y escarpado desde el mar, pero que los alrededores de la ciudad eran llanos, suaves y planos, circundados a su vez de montañas que llegaban hasta el mar. Esta llanura era de forma oblonga y tenía por un lado tres mil estadios y dos mil en el centro desde el mar hacia arriba. Esta zona de la isla estaba de cara al viento sur, de espaldas a la constelación de la Osa y protegida por el viento del norte. Entonces se loaba que las montañas que la rodeaban superaban por su número, grandeza y belleza a todas las que hay ahora y que tenían en ellas muchas ricas aldeas de vecinos, ríos, lagos y prados que daban alimento suficiente a todos los animales, domésticos y salvajes, bosques variados en cantidad y especie que proveían abundantemente para todas y cada una de las obras. La naturaleza y muchos reyes, con su largo esfuerzo, habían conformado la llanura de la siguiente manera. En su mayor parte era un cuadrilátero rectangular, y lo que faltaba para formarlo lo había corregido por medio de una fosa cavada a su alrededor. Aunque la profundidad, ancho y longitud que les atribuyeron eran tan grandes, sin contar con las otras obras, que resultaba increíble para algo hecho por las manos del hombre, debemos decir los que escuchamos. Habían cavado una profundidad de cien pies; el ancho era en todos lados de un estadio y, como había sido cavada alrededor de toda la llanura, llegaba a la ciudad por ambos lados y allí dejaba fluir el agua al mar. Desde su parte superior habían abierto canales rectos de cien pies de ancho que corrían a lo ancho de la llanura hasta desembocar nuevamente en la fosa que daba al mar y distaban entre sí cien estadios de distancia uno de otro. Así bajaban a la ciudad la madera de las montañas y proveían con barcos el resto de los productos estacionales, ya que habían abierto comunicaciones transversales de unos canales a otros y hacia la ciudad. Cosechaban la tierra dos veces por año, en invierno con las aguas provenientes de Zeus, y en verano conducían desde los canales las corrientes que produce la tierra.
    En cuanto número, estaba dispuesto que cada distrito de la llanura con hombres útiles para la guerra proveyera un jefe. La extensión del distrito era de diez veces diez estadios y los distritos era sesenta mil. Se decía que la cantidad de hombres de la montaña y del resto de la región era innumerable; todos estaban distribuidos en estos distritos y asignados a jefes según las zonas y las aldeas. Estaba reglamentado que cada jefe proveyera en caso de guerra la sexta parte de un carro de guerra hasta diez mil carros, dos caballos y jinetes, además de un par de caballos sin carro, un infante con escudo pequeño y el guerrero que lucha sobre el carro y conduce los dos caballos, dos hoplitas, arqueros y honderos, también dos cada uno, lanzadores de piedras y lanceros con armamento ligero, tres cada uno, y cuatro marineros para cubrir la tripulación de mil doscientas naves. Así estaba dispuesto lo concerniente a la guerra en la ciudad real, lo de las nueve restantes lo estaba de otra manera que llevaría mucho tiempo relatar.
    Lo relativo a los puestos de gobierno y los honores estuvo ordenado desde el principio de la siguiente manera. Cada uno de los diez reyes imperaba sobre los hombres y sobre la mayoría de las leyes en su parte y en su ciudad, y castigaba y mataba a quien quería. El gobierno y la comunidad de los reyes se regían por las disposiciones de Posidón tal como se las transmitía la constitución y las leyes escritas por los primeros reyes en una columna de oricalco que se encontraba en el centro de la isla en el templo de Posidón, dónde se reunían, bien cada lustro, bien, de manera alternativa, cada seis años, ara honrar igualmente lo par y lo impar. En las reuniones, deliberaban sobre los asuntos comunes e investigaban si alguno había infringido algo y lo sometían a juicio. Cuando iban a dar veredicto se daban primero las siguientes garantías unos a otros. Rogaban a Posidón que tomara la ofrenda sacrificial que le agradara de entre los toros sueltos en su templo y ellos, que eran sólo diez lo cazaban sin hierro, con maderas y redes. Al que atrapaban lo conducían hacia la columna y lo degollaban encima de ella haciendo votos por las leyes escritas. En la columna, junto a las leyes, había un juramento que proclamaba grandes maldiciones para os que las desobedecieran. Tras hacer el sacrificio según sus leyes y ofrecer todos los miembros del toro, llenaban una cratera y vertían en ella un coagulo de sangre por cada uno. El resto lo arrojaban al fuego una vez que habían limpiado la columna. Luego, mientras extraían sangre de la cratera con fuentes doradas y hacían una libación sobre el fuego, juraban juzgar según las leyes de la columna y castigar si alguien hubiera infringido algo antes, y, además, no infringir intencionalmente en el futuro ninguna de las leyes escritas, ni gobernar ni obedecer a ningún gobernante, excepto aquel que ordenara según las leyes del padre. Una vez que cada uno de ellos hubo prometido esto de sí y de su estirpe, bebido y dedicado la fuente como exvoto en el templo del dios y se hubo ocupado de la comida y de las otras necesidades, cuando llegaba la oscuridad y se había enfriado el fuego sacrificial se vestían con un bellísimo vestido púrpura y se sentaban en el suelo junto a las ascuas del juramento sacrificial. Durante la noche, tras apagar el fuego que se encontraba alrededor del templo, eran juzgados y juzgaban si alguien acusaba a alguno de ellos de haber infringido alguna ley. Cuando terminaban de juzgar, al hacerse de día, escribían los juicios en una tablilla de oro y la ofrendaban como recuerdo junto con las vestimentas. Había muchas otras leyes especiales acerca de los honores de cada uno de los reyes; lo más importante: no atacarse nunca unos a otros y ayudarse todos en caso de que alguien intentara destruir la estirpe real en alguna de sus ciudades, y tomar en común, como antes, las determinaciones concernientes a la guerra y a otras actividades, bajo la conducción de la estirpe de Atlante. Ningún rey podía matar a ninguno de sus parientes, si no contaba con la aprobación de más de la mitad de los diez.
    Según el relato, tan gran potencia y de tales características existentes entonces en aquellas zonas ordenó y envió el Dios contra nuestras tierras por la siguiente razón. Durante muchas generaciones, mientras la naturaleza del Dios era suficientemente fuerte, obedecían las leyes y estaban bien dispuestas hacia lo divino emparentado con ellos. Poseían pensamientos verdaderos y grandes en todo sentido, ya que aplicaban la suavidad junto con la prudencia a los avatares que siempre ocurren y unos a otros, por lo que excepto la virtud, despreciaban todo lo demás, tenían en poco las circunstancias presentes y soportaban con facilidad, como una molestia, el peso del oro y de las otras posiciones. No se equivocaban, embriagados por la vida licenciosa, ni perdían el dominio de sí a causa de la riqueza, sino que, sobrios, reconocían con claridad que todas estas cosas crecen de la amistad unida a la virtud común, pero que con la persecución y la honra de los bienes exteriores, estos decaen y se destruye la virtud con ellos. Sobre la base de tal razonamiento y mientras permanecía la naturaleza divina, prosperaron todos sus bienes, que describimos antes. Mas cuando se agotó en ellos la parte divina porque se había mezclado muchas veces con muchos mortales y predominó el carácter humano, ya no pudieron soportar las circunstancias que los rodeaban y se pervirtieron, y al que los podía observar les parecían desvergonzados, ya que habían destruido lo más bello de entre lo más valioso, y los que no pudieron observare la vida verdadera respecto de la felicidad, creían entonces que eran los más perfectos y felices, porque estaban llenos de injusta soberbia y de poder. El Dios de Dioses Zeus, que reina por medio de leyes puesto que puede ver tales cosas, se dio cuenta de que una estirpe buena estaba dispuesta de manera indigna y decidió aplicarles un castigo para que se hicieran más ordenados y alcanzaran la prudencia. Reunió a todos los dioses en su mansión más importante, la que, instalada en el centro del universo, tiene vista a todo lo que participa de la generación y, tras reunirlos, dijo…

  16. FRAGMENTO DEL TEXTO TIMEO DE PLATÓN REFERIDO A LA ATLÁNTIDA.-
    Critias.- Escucha, entonces, Sócrates, un relato muy extraño, pero absolutamente verdadero, tal como en una ocasión lo relataba Solón, el más sabio de los siete, que era pariente y muy amigo de mi bisabuelo Drópida, como él mismo afirma en muchos pasajes de su obra poética. Le contó a Critias, nuestro abuelo, que de viejo nos lo relataba a nosotros, que grandes y admirables hazañas antiguas de esta ciudad habían desaparecido a causa del tiempo transcurrido y la destrucción de sus habitantes, y, de todas, una, la más extraordinaria, convendría que ahora a través del recuerdo te la ofreciéramos como presente, para elevar al mismo tiempo loas a la diosa con justicia y verdad en el día de su fiesta nacional, como si le cantáramos un himno.
    Sócrates.- Bien dices. Pero, por cierto, ¿no explicaba Critias cuál era esta hazaña que, según la historia de Solón, no era una mera fábula, sino que esta ciudad la realizó efectivamente en tiempos remotos?
    Critias.-Te la diré, aunque escuchada como un relato antiguo de un hombre no precisamente joven. Pues entonces Critias, así decía, tenía ya casi noventa años y yo, a lo sumo diez. Era, casualmente, la Kureotis, el tercer día de los Apaturia. A los muchachos les sucedió lo que es siempre habitual en esa fiesta y lo era también entonces. Nuestros padres hicieron certámenes de recitación. Se declamaron poemas de muchos poetas y, como en aquella época los de Solón eran recientes, muchos niños los cantamos. Uno de los miembros de la fratría, sea que lo creía realmente o por hacerle un cumplido a Critias, dijo que si bien Solón le parecía muy sabio en todos los otros campos, en la poesía lo tenía por el más libre de todos los poetas.
    El anciano, entonces – me acuerdo con gran claridad – se puso muy contento y sonriendo dijo: “¡Ay Aminandro!, ¡ojalá la poesía no hubiera sido para él una actividad secundaria! Si se hubiera esforzado como los otros y hubiera terminado el argumento que trajo de Egipto y, si, al llegar aquí, las contiendas civiles y otros males no lo hubieran obligado a descuidar todo lo que descubrió allí, ni Hesíodo ni Homero, en mi opinión, ni ningún otro poeta jamás habría llegado a tener una fama mayor que la suya”. “¿Qué historia era, Critias?”, preguntó el otro. “La historia de la hazaña más importante y, con justicia, la más renombrada de todas las realizadas por nuestra ciudad, pero que no llegó hasta nosotros por el tiempo transcurrido y por la desaparición de los que la llevaron a cabo”, dijo el anciano. “Cuenta desde el comienzo”, exclamó el otro, “qué decía Solón, y cómo y de quiénes la había escuchado como algo verdadero”.
    “En Egipto”, comenzó Critias, “donde la corriente del Nilo se divide en dos en el extremo inferior del Delta, hay una región llamada Saítica, cuya ciudad más importante, Sais – de donde, por cierto, también era el rey Amasis -, tiene por patrona una diosa cuyo nombre en egipcio es Neith y en griego, según la versión de aquellos, Atenea. Afirman que aprecian mucho a Atenas y sostienen que en cierta forma están emparentados con los de esta ciudad. Solón contaba que cuando llegó allí recibió de ellos muchos honores y que, al consultar sobre las antigüedades a los sacerdotes que más conocían el tema, descubrió que ni él mismo ni ningún otro griego sabía, por decir así, prácticamente nada acerca de esos asuntos.
    En una ocasión, para entablar conversación con ellos sobre esto, se puso a contar los hechos más antiguos de esta ciudad, la historia de Foroneo, del que se dice que es el primer hombre, y de Níobe y narró cómo Deucalión y Pirras sobrevivieron después del diluvio e hizo la genealogía de sus descendientes y quiso calcular el tiempo transcurrido desde entonces recordando cuántos años había vivido cada uno. En ese instante, un sacerdote muy anciano exclamó: ‘¡Ay!, Solón, Solón, ¡los griegos seréis siempre niños!, ¡no existe el griego viejo!’ Al escuchar esto, Solón le preguntó: ‘¿Por qué lo dices? ‘Todos’, replicó aquél, ‘tenéis almas de jóvenes, sin creencias antiguas transmitidas por una larga tradición y carecéis de conocimientos encanecidos por el tiempo. Esto se debe a que tuvieron y tendrán lugar muchas destrucciones de hombres, las más grandes por fuego y agua, pero también otras menores provocadas por otras innumerables causas. Tomemos un ejemplo, lo que se cuenta entre vosotros de que una vez Faetón, el hijo del Sol montó en el carro de su padre y, por no ser capaz de marchar por el sendero paterno, quemó lo que estaba sobre la tierra y murió alcanzado por un rayo. La historia, aunque relatada como una leyenda, se refiere, en realidad, a una desviación de los cuerpos que en el cielo giran alrededor de la tierra y a la destrucción, a grandes intervalos, de lo que cubre la superficie terrestre por un gran fuego. Entonces, el número de habitantes de las montañas y de lugares altos y secos que muere es mayor que el de los que viven cerca de los ríos y el mar. El Nilo, salvador nuestro en otras ocasiones, también nos salva entonces de esa desgracia. Pero cuando los dioses purifican la tierra con aguas y la inundan, se salvan los habitantes de las montañas, pastores de bueyes y cabras, y los que viven en vuestras ciudades son arrastrados al mar por los ríos. En esta región, ni entonces ni nunca fluye el agua de arriba sobre los campos, sino que, por el contrario, es natural que suba, en su totalidad, desde el interior de la tierra. Por ello se dice que lo que aquí se conserva es lo más antiguo. En realidad, sin embargo, en todas las regiones en las que no se da un invierno riguroso y un calor extremo, la raza humana, en mayor o menor número, está siempre presente. Desde antiguo registramos y conservamos en nuestros templos todo aquello que llega a nuestros oídos acerca de lo que pasa entre vosotros, aquí o en cualquier otro lugar, si sucedió algo bello, importante o con otra peculiaridad. Contrariamente, siempre que vosotros, o los demás, os acabáis de proveer de escritura y de todo lo que necesita una ciudad, después del período habitual de años, os vuelve a caer, como una enfermedad, un torrente celestial que deja sólo a los iletrados e incultos, de modo que nacéis de nuevo, como niños, desde el principio, sin saber nada ni de nuestra ciudad ni de lo que ha sucedido entre vosotros durante las épocas antiguas. Por ejemplo, Solón, las genealogías de los vuestros que acabas de exponer poco se diferencian de los cuentos de niños, porque, primero, recordáis un diluvio sobre la tierra, mientras que antes de él habían sucedido muchos y, en segundo lugar, no sabéis ya que la raza mejor y más bella de entre los hombres nació en vuestra región, de la que tú y toda la ciudad vuestra descendéis ahora, al quedar una vez un poco de simiente. Lo habéis olvidado porque los que sobrevivieron ignoraron la escritura durante muchas generaciones. En efecto, antes de la gran destrucción por el agua, la que es ahora la ciudad de los atenienses era la mejor en la guerra y la más absolutamente obediente de las leyes. Cuentan que tuvieron lugar las hazañas más hermosas y que se dio la mejor organización política de todas cuantas hemos recibido noticia bajo el cielo.’ Solón solía decir que al escucharlo se sorprendió y tuvo muchas ganas de conocer más, de modo que pidió que le contara con exactitud todo lo que los sacerdotes conservaban de los antiguos atenienses. El sacerdote replicó: ‘Sin ninguna reticencia, oh Solón, lo contaré por ti y por vuestra ciudad, pero sobre todo por la diosa a la que tocó en suerte vuestra patria y también la nuestra y las crió y educó, primero aquélla, mil años antes, después de recibir simiente de Gea y Hefesto, y, más tarde, ésta. Los escritos sagrados establecen la cantidad de ocho mil años para el orden imperante entre nosotros. Ahora, te haré un resumen de las leyes de los ciudadanos de hace nueve mil años y de la hazaña más heroica que realizaron. Más tarde, tomaremos con tranquilidad los escritos mismos y discurriremos en detalle y ordenadamente acerca de todo. En cuanto a las leyes, observa las nuestras, pues descubrirás ahora aquí muchos ejemplos de las que existían entonces entre vosotros. En primer lugar, el que la casta de los sacerdotes esté separada de las otras; después, lo de los artesanos, el que cada oficio trabaje individualmente sin mezclarse con el otro, ni tampoco los pastores, los cazadores ni los agricultores. En particular, supongo que habrás notado que aquí el estamento de los guerreros se encuentra separado de los restantes y que sólo tiene las ocupaciones guerreras que la ley le ordena. Además, la manera en que se arman con escudos y espadas, que fuimos los primeros en utilizar en Asia tal como la diosa los dio a conocer por primera vez en aquellas regiones entre vosotros. También, ves, creo, cuánto se preocupó nuestra ley desde sus inicios por la sabiduría pues, tras descubrirlo todo acerca del universo, incluidas la adivinación y la medicina, lo trasladó de estos seres divinos al ámbito humano para salud de éste y adquirió el resto de los conocimientos que están relacionados con ellos. En aquel tiempo, pues, la diosa os impuso a vosotros en primer lugar todo este orden y disposición y fundó vuestra ciudad después de elegir la región en que nacisteis porque vio que la buena mezcla de estaciones que se daba en ella podría llegar a producir los hombres más prudentes. Como es amiga de la guerra y de la sabiduría, eligió primero el sitio que daría los hombres más adecuados a ella y lo pobló. Vivíais, pues, bajo estas leyes y, lo que es más importante aún, las respetabais y superabais en virtud a todos los hombres, como es lógico, ya que erais hijos y alumnos de dioses. Admiramos muchas y grandes hazañas de vuestra ciudad registradas aquí, pero una de entre todas se destaca por importancia y excelencia. En efecto, nuestros escritos refieren cómo vuestra ciudad detuvo en una ocasión la marcha insolente de un gran imperio, que avanzaba del exterior, desde el Océano Atlántico, sobre toda Europa y Asia. En aquella época, se podía atravesar aquel océano dado que había una isla delante de la desembocadura que vosotros, así decís, llamáis columnas de Heracles. Esta isla era mayor que Libia y Asia juntas y de ella los de entonces podían pasar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme que se encontraba frente a ellas y rodeaba el océano auténtico, puesto que lo que quedaba dentro de la desembocadura que mencionamos parecía una bahía con un ingreso estrecho. En realidad, era mar y la región que lo rodeaba totalmente podría ser llamada con absoluta corrección tierra firme. En dicha isla, Atlántida, había surgido una confederación de reyes grande y maravillosa que gobernaba sobre ella y muchas otras islas, así como partes de la tierra firme. En este continente, dominaban también los pueblos de Libia, hasta Egipto, y Europa hasta Tirrenia. Toda esta potencia unida intentó una vez esclavizar en un ataque a toda vuestra región, la nuestra y el interior de la desembocadura. Entonces, Solón, el poderío de vuestra ciudad se hizo famoso entre todos los hombres por su excelencia y fuerza, pues superó a todos en valentía y en artes guerreras, condujo en un momento de la lucha a los griegos, luego se vio obligada a combatir sola cuando los otros se separaron, corrió los peligros más extremos y dominó a los que nos atacaban. Alcanzó así una gran victoria e impidió que los que todavía no habían sido esclavizados lo fueran y al resto, cuantos habitábamos más acá de los confines heráclidas, nos liberó generosamente. Posteriormente, tras un violento terremoto y un diluvio extraordinario, en un día y una noche terribles, la clase guerrera vuestra se hundió toda a la vez bajo la tierra y la isla de Atlántida desapareció de la misma manera, hundiéndose en el mar. Por ello, aún ahora el océano es allí intransitable e inescrutable, porque lo impide la arcilla que produjo la isla asentada en ese lugar y que se encuentra a muy poca profundidad”.

  17. Homero y Nancy:
    El testamento anterior es un Capítulo de un documento mucho más extenso, en el cual juego, de principio a fin, con las palabras de Platón.
    Este capítulo resulta mucho más simpático si en paralelo se leen los diálogos de Timeo y de Critias. La diferencia entre ambos es bastante clara. Platón se INVENTÓ el relato jejejeje, mientras que yo no lo hice. De hecho, lo que hago es contar una historia absolutamente verdadera y la Isla de los Antis es el núcleo verdadero de esta historia verdadera.
    Como soy una sarna total, mejor les copio TEXTUALMENTE los diálogos de Platón para que se rían un rato.
    Recuerden en todo momento que Platón es el mentiroso, porque cuenta un invento. Yo estoy del otro lado de la moneda, es decir, NO ME INVENTO NADA. Jejejejeje

  18. Un elemento básico y necesario, antes de hablar de la Atlántida, es haber leído los diálogos de Timeo y de Critias.
    El pequeño problema que veo con esto, es que la mayoría de las personas de este planeta se enteran del tema por un reportaje de los “Canales Culturales”, o algún libro que ubica la “mítica Isla” debajo de su alfombra o en el patio trasero de alguien. El inconveniente que se tiene al enterarse de esta manera, consiste en que no se puede hablara en serio sobre el tema, ya que se trata de información que puede estar contaminada. En este punto, es fácil confundir el relato original con OVNIS, cristales mágicos y profecías místicas, que nada tienen que ver con lo que escribió el filósofo.
    Como me queda la impresión de que, en la blogósfera y universos paralelos, la mayoría de las personas que hablan o escriben sobre la Atlántida, no han leído a Platón. Se me ocurrió hacer un video utilizando textualmente las palabras del filósofo, pero nadie lo podrá ver, ya que mi conexión a internet anda inestable y no logro subirlo a Youtube. Jejejejee Desde hace unos días lo tengo listo en avi, mpg, wmv y no lo puedo cargar jejeje.
    Supongo que es por culpa de Zeus, que reunió a los dioses del Olimpo… o porque me falta ancho de banda jejeje.

  19. UF, UF, UF, UF, DAVID, YA NO PUEDO SEGUIR.
    ABRAZOS

  20. Homero:
    Como ya nadie escribe en esta esquina del ciberespacio, decidí saturarla con el clon perfecto de Atlantis, que se ubica en los Antis. Jejejeje
    Es un fragmento de lo que les envié.

    LAS CIVILIZACIONES HIDRÁULICAS DE LOS ANTIS, UN RELATO ABSOLUTAMENTE VERDADERO.

    - Escucha, entonces, un relato muy extraño, pero absolutamente verdadero, tal como no pudo conocerlo Platón, Critias o Solón, pese a que en Atenas se lo consideraba el más sabio de los siete, ya que se trata de una historia encanecida por el tiempo, que habla de los pueblos de un Gran Verde, que vivieron en una nesos continental ubicada al otro lado del río Océano.
    El presente relato, que se precia de verdadero, debiera tratar sobre grandes y admirables hazañas realizadas por pueblos muy antiguos, pero esto resulta casi imposible, debido a que dichas historias habrían desaparecido a causa del tiempo transcurrido y la destrucción de sus habitantes, y, de todas, una, la más extraordinaria, convendría que ahora a través del recuerdo te la ofreciéramos como presente, para elevar al mismo tiempo loas a los dioses caídos con justicia y verdad en el día de su fiesta, como si le cantáramos un himno.
    - Bien dices. Pero, por cierto, según la historia que nada tiene que ver con la que relataba Solón, ¿no explicaba algún Candire cuál era esta hazaña que, al no poderse considerar como una mera fábula, un pueblo perdido la realizó efectivamente en tiempos remotos?
    - Te la diré, aunque recopilada como una serie de relatos antiguos de un hombre no precisamente joven. Como se dijo anteriormente, la historia debiera comenzar con las hazañas más importantes y, con justicia, las más renombradas de todas las realizadas por los pueblos antiguos, pero que no llegó hasta nosotros por el tiempo transcurrido y por la desaparición de los que la llevaron a cabo.
    - Cuenta desde el comienzo – exclamó el otro, – ¿qué decía la historia, y cómo puede determinarse sin lugar a dudas que se trata de una historia verdadera?
    Para entablar conversación sobre este tema, cuenta la mitología que al principio eran las tinieblas y, los primeros abuelos, los primeros ancestros, fueron creados de barro. La luna era hombre y en la selva existían pomberos que vivían junto a los hombres tigre. Este fue el tiempo en que los gemelos civilizatorios se dirigieron al Ivi`marae , la tierra sin mal, el tiempo del fuego, el tiempo del agua y el tiempo de los jichis, que reinaban sobre su elemento.
    En ese instante, un sacerdote muy anciano exclamó – ¡Ay!, compañero, compañero, ¡los americanos seréis siempre niños!, ¡no existe el americano viejo!
    -¿Por qué lo dices?
    - Todos -, replicó aquél-, tenéis almas de jóvenes, sin creencias antiguas transmitidas por una larga tradición y carecéis de conocimientos encanecidos por el tiempo. Esto se debe a que tuvieron y tendrán lugar muchas destrucciones de hombres, las más grandes por fuego y agua, pero también otras menores provocadas por otras innumerables causas. Tomemos un ejemplo, lo que se contaba entre los griegos de que una vez Faetón, el hijo del Sol montó en el carro de su padre y, por no ser capaz de marchar por el sendero paterno, quemó lo que estaba sobre la tierra y murió alcanzado por un rayo. La historia, aunque relatada como una leyenda, se refiere, en realidad, a una desviación de los cuerpos que en el cielo giran alrededor de la tierra y a la destrucción, a grandes intervalos, de lo que cubre la superficie terrestre por un gran fuego, como lo cuentan los mitos Chimanes. Entonces, el número de habitantes de las montañas y de lugares altos y secos que muere es mayor que el de los que viven cerca de los ríos y el mar. Pero cuando los dioses purifican la tierra con aguas y la inundan, se salvan los habitantes de las montañas, pastores de bueyes y cabras, y los que viven en las ciudades cercanas son arrastrados al mar por los ríos. En realidad, sin embargo, en todas las regiones en las que no se da un invierno riguroso y un calor extremo, la raza humana, en mayor o menor número, está siempre presente.
    Siempre que vosotros, o los demás, os acabáis de proveer de escritura y de todo lo que necesita una ciudad, después del período habitual de años, os vuelve a caer, como una enfermedad, un torrente celestial que deja sólo a los iletrados e incultos, de modo que nacéis de nuevo, como niños, desde el principio, sin saber nada ni de nuestra ciudad ni de lo que ha sucedido entre vosotros durante las épocas antiguas.
    Por ejemplo, las mitologías de los vuestros que acabas de exponer, poco se diferencian de los cuentos de niños, porque, primero, recordáis un diluvio sobre la tierra, como lo indican los guarasug`we, chimanes, arawaks y muchos otros pueblos de las Américas, mientras que antes de él habían sucedido muchos. Lo habéis olvidado porque los que sobrevivieron ignoraron la escritura durante muchas generaciones.
    Los climatólogos coinciden con los paleontólogos al indicar que, hace 11.600 años atrás, ocurrió la mayor devastación de fauna que ha visto el planeta. Este periodo es conocido con el nombre de Younger Dryas y corresponde al final de la era glacial.
    Por otro lado, acaso no sabéis que los nuevos estudios genéticos indican que América ya estaba poblada por humanos modernos hace 20.000 a 30.000 años atrás, lo que quiere decir que la gran devastación de la que se ha estado hablando no solo fue vista, sino que afectó directamente la historia de los pueblos de la antigüedad. En este mismo sentido, no se puede dudar, porque los fósiles así lo indican, que la devastación en Norteamérica fue de un 73% de su mega-fauna, lo que se puede considerar como un gran desastre ecológico, si se lo compara con las extinciones ocurridas en similares latitudes en Europa y Asia, pero lo más notorio y que siempre se lo pasa por alto, es que en Sudamérica se extinguió el 100% de la mega-fauna, mientras que en África y Oceanía, que se encuentran a latitudes similares, las grandes extinciones no se dieron como en la nesos continental que queda más allá de los Pilares de Hércules, navegando a la deriva de su historia, entre el Atlántico y el Pacífico.
    Al final de la era glaciar, los océanos se encontraban entre 100 y 130 metros por debajo de sus cotas actuales y en aquella época, al igual que ahora, existía una gran nesos delante de la desembocadura que vosotros, así decís, llamáis columnas de Heracles, que en términos modernos llevaría el nombre de Estrecho de Gibraltar. Dicha nesos es mayor que el norte de África y el Asia Menor unidas, pero hace milenios atrás su tamaño pudo ser descrito como mayor a Libia y Asia juntas, que eran los nombres utilizados en aquel momento. Esta gran nesos hoy es llamada Sudamérica y se encuentra rodeada de océano auténtico, que es salado y en él viven los grandes monstruos marinos que aterrorizaban a los marineros de las edades oscuras, pero el terreno que se describirá queda en el interior de la gran isla continente y parece una bahía con ingreso estrecho, que en realidad podría ser descrita como un mar interior, ya que la región que la rodea totalmente puede ser llamada con absoluta corrección como tierra firme.
    Justo en el centro de dicha nesos continental, existe una región que desde tiempos inmemoriales es llamada con el nombre de Antis, que es el nombre con que se referían los incas a dicho territorio. Los conquistadores europeos conocieron el nombre cuando invadieron el reino de los cuatro suyos, y allí, en el Pirú, fue donde conocieron que el Antisuyo era la región ubicada al naciente del Cuzco, y así lo documentaron en sus crónicas coloniales. Sin ir muy atrás en el tiempo, debeis recordar que el nombre Antisuyo, o Antisuyu, es la combinación de dos palabras que significan “pueblo de los Antis”, mientras que Antis también se refiere al punto cardinal del Éste, que es el lugar donde nace Inti, el dios solar de los Incas, además que es el nombre de una “cordillera más baja que la del Pirú”, pero que luego el nombre se utilizó para designar a la cordillera de los Andes.
    Tal como dije antes acerca del sorteo de los dioses, a uno de ellos le tocó la gran isla donde se encuentran los Antis y la pobló con sus descendientes, nacidos de una mujer mortal en un lugar de las siguientes características. El centro de la isla está ocupado por una llanura en dirección al mar, de la que se dice que era la más bella de todas, y de buena calidad, no por la acidez de su terreno, sino por los métodos productivos que allí desarrollaron los pueblos antiguos, y en cuyo centro, a su vez, se encuentran montañas bajas por todas partes, que son decenas de miles de lomas construidas por el hombre, pero que existe una, de grandes dimensiones, que dista unos cincuenta estadios del mar interior del centro de la llanura.
    Si alguien pretende cuestionar el politeísmo del que se ha hablado, se le debe recordar que el monoteísmo, no es sinónimo de civilización, salvo que se lo encare desde el punto de vista de una imposición originada desde el alto podio que da el poder, pero al final del día, las bases de un dios único y verdadero, o los dioses en plural, descansarán en la fe, que no se puede considerar dentro de alguna demostración racional. La aclaración a este tema se la hace, porque los pueblos de los que se habla se volvieron monoteístas por imposición, en vez de hacerlo por decisión propia.
    Volviendo a la descripción de la gran isla central de la sabana de los Antis, uno de sus dioses, porque era un dios y así lo decidió, hizo subir dos fuentes de agua subterránea a la superficie de la isla, una caliente de manantial, y la otra fría, e hizo surgir de la tierra alimentación variada y suficiente para todo tipo de bestias, pero también para los humanos.
    Según la mitología griega, el océano Atlántico tiene un nombre derivado de Atlante, hijo de Poseidón, y la gran nesos continental de la que se habla, se encuentra en frente de dicho océano y en la parte externa, más precisamente al norte de ella, existe un pueblo llamado Guajiro . Este pueblo de los “Señores” es genéticamente similar a aquellos que pueblan los Antis y un poco más al norte, en el territorio maya, de lengua náhuatl, la palabra Atl significa agua, pero no se puede afirmar que se trate del mismo pueblo maya que vivió en los Antis, pese a que al norte de su zona, aún se encuentra el pueblo Nahua, al sur del Amarumayo. Mitología o no, genética o no, la sabana descrita hasta el momento albergó una Civilización hidráulica en un territorio llamado Antis, y esto último no se presta a interpretaciones filológicas, como las que pueden hacerse de la palabra Atl-Antis.
    Los imperios de las Américas poseían tan gran cantidad de riquezas como no tuvo nunca antes una dinastía de reyes del otro lado del Atlántico, ni es fácil que llegue a tener en el futuro, y estaban provistos de todo de lo que era necesario proveerse en las ciudades y en el resto de la isla, ya que la mayoría de las cosas necesarias para vivir las proporcionaba el propio territorio.
    Revisando la historia escrita, que a ratos se asemeja a los cuentos de niños, se verá que no existen registros de pueblos e imperios que decidiesen enchapar sus templos en metales preciosos, salvo que se esté hablando de la Isla Continente que aquí se describe, y de ello pueden dar fe los españoles que llegaron a Cori Cancha y al Templo de la Luna, después de pasar por el territorio de los muiscas y observar sus extrañas construcciones. Lamentablemente, no se puede cuestionar la higiene de los datos antes expuestos, ya que el saqueo de estos templos sagrados no puede ser obviado ni por la historia escrita, los cronistas, ni las tradiciones orales que llegaron hasta nuestros tiempos.
    No se puede dudar en ningún momento que el territorio descrito es famoso desde hace siglos por sus riquezas minerales donde se encuentran todo tipo de metales, como la combinación de oro y cobre, que se extrae directamente de la tierra en distintos lugares del continente, ya sea que se hable del Altiplano Andino, o las serranías Chiquitanas, en la mina Don Mario, que está ubicada al sur de la isla de los Anillos de los Antis, solo por nombrar algunos ejemplos.
    En cuanto a la riqueza forestal, el continente atravesado por los trópicos, es de lo más variado en cantidad y especie, ya que una hectárea de bosque amazónico tiene mayor cantidad de especies que toda Europa unida, y el territorio de la sabana de los Antis no es la excepción, ya que pertenece a dicha cuenca, y no se puede negar que sus recursos forestales son abundantes.
    Lo que es poco conocido, y no por ello se convierte en falso, es que en el borde del Pleistoceno – Holoceno, en Sudamérica vivía una extraña megafauna, compuesta de perezosos gigantes que llegaban a medir seis metros de altura, tigres dientes de sable, gliptodontes, macrauchenias , que se los puede describir como una especie de camellos con trompa, pero también existieron equidaes (Caballos), y bóvidos como el Colombibos Atactodentus y el Platatherium. Dentro de esta extraña megafauna ya extinta no se debe olvidar aquellos grandes animales que podrían ser descritos como razas de elefantes, como los Cuvieronius, que se extinguieron junto al 80% del total de la fauna y 100% de la megafauna, en el Younger Dryas sudamericano, o sea, hace 11.600 años atrás.
    La sabana de los Antis puede ser descrita como una inmensa llanura aluvial, en la que se encuentran grandes extensiones de pastizales, incontable cantidad de ríos, pantanos y lagos que actualmente dan alimento al ganado doméstico y salvaje que allí se encuentra. Además, en el territorio de los Antis se produce y cría bien todo lo fragante que hoy da la tierra en cualquier lugar, raíces comestibles como la yuca, la papa o el camote. Allí se encuentra follaje y madera en abundancia, y jugos, destilados, sea de flores o frutos. Pero también el fruto cultivado, el seco como el maní o la castaña, que utilizamos para alimentarnos y cuanto usamos para comida denominamos legumbres a todas sus clases, y todo lo que es de árboles y nos da bebidas, comidas y aceites, como ser el de cusi, y el que usamos por solaz y placer y llega a ser difícil de almacenar, como la ambaiba o el guapurú; el fruto de los árboles frutales, como el ocoró, achachairú o cupuazú, y cuantos presentamos como postres agradables al enfermo para estímulo de su apetito, la isla divina que se encuentra bajo el sol, produce todas estas cosas bellas y admirables y en una cantidad ilimitada.
    A partir del mar interior del centro de la llanura, donde viven delfines, existe un canal de cincuenta estadios egipcios de longitud que se conecta con la isla de los anillos de los Antis, y que tiene terraplenes a ambos lados. En aquel sitio lo que se observa es el acceso del Yajchaja al canal, como a lo que parece un puerto, con una desembocadura abierta lo suficiente como para que pudieran entrar las naves más grandes.
    La conformación de la Isla de los Anillos de los Antis es la siguiente:
    El anillo mayor, que actualmente es parte de un pantano de poca profundidad, es un canal, que tiene tres estadios egipcios de ancho. El siguiente de tierra es igual a aquel. De los segundos, el líquido tiene un ancho de dos estadios y el seco es, otra vez, igual al líquido anterior. De un estadio era el canal que corría alrededor del pantano circular de cinco estadios, que se encuentra en el centro, y todas estas medidas pueden ser obtenidas por métodos estadísticos gracias a las imágenes satelitales de alta resolución, que pueden ser bajadas de forma gratuita, si existe el mínimo interés, por parte de cualquier persona que tenga acceso a internet.
    La única medida que ha sido expresada en tiempo pasado es aquella que corresponde al canal perimetral que corría alrededor del centro del pantano circular, que dicho sea de paso, es de poca profundidad y tiene un fondo arcilloso, pero cuyos límites son aún visibles en las imágenes satelitales de alta resolución.
    Los límites originales de la isla de los Anillos de los Antis, entre los anillos de agua y de tierra, no puede ser justificada con el simple azar que crea la naturaleza, ya que a cientos de kilómetros de distancia de la Isla, al sur, en los bordes montañosos de la sabana, existe un mapa precolombino, que obviamente es obra humana, y no solo muestra la forma original de la isla, sino de su región circundante, abarcando en su descripción de poniente a naciente, hasta los límites del río Itenez. Lo que confirma que no se está describiendo la Atlántida de los diálogos de Platón, que puede ser un descarado invento del filósofo, sino un lugar completamente real, y las mega obras hidráulicas, también reales, de una o varias civilizaciones que fueron tragadas por las aguas del tiempo. No se trata de un simple logos de origen griego, sino de la historia de los pueblos de la extraña nesos, que perdió la memoria escrita, pero cuya descendencia sólo la recordó dentro de sus mitos, mientras que las sombras de los imperios perdidos quedaron reflejadas en el fondo de sus cavernas.
    Uno de los tantos elementos que permiten afirmar que la isla descrita no es fruto del azar, es que, en la parte interior de los anillos de tierra de la Isla, existe una especie de muro perimetral que corre en paralelo al anillo, y entre ambos lo que se encuentra es agua, lo que podría describirse como dársenas huecas dobles. Lo dicho anteriormente no quiere decir que se esté hablando del relato que Solón conoció en Egipto, sino que simplemente se trata de la descripción real de una isla ubicada en la llanura de los Antis, que para colmo de males, y al tratarse de una sabana aluvial, es extraño encontrar rocas en su interior, salvo que se trate del sitio descrito, donde existen rocas de color blanco, negro y rojo. Las últimas rocas nombradas, las rojas, son ferrosas y se encuentran dispersas en una extensa área que corresponde al norte de la Provincia Yacuma, en la región de “Los Lagos”. Al norte de dicha Provincia, lo que se encuentra es casiterita, lo mismo que al sur, en la zona de Guarayos, que pertenece a la misma cuenca fluvial.
    Una característica de esta región es el uso de la hierra como pintura, lo mismo que el urucú, pero un factor más llamativo que el anterior, es el memes urbanístico de los asentamientos humanos en islas circulares amuralladas, y con fosos perimetrales alternos, como es descrito por los padres jesuitas que estuvieron en la zona hace siglos. Otro memes urbanístico que puede ser asociado a la zona son las casas circulares y las cúpulas, que no solo se encuentran en el territorio descrito sino en todas las Américas.
    En la región de la Isla de los anillos, y en toda la sabana de los Antis, existen árboles adaptados a las aguas, ya que la mitad del año todo el terreno se anega debido a las inundaciones, y la sabana se transforma en un inmenso mar interior, sin límites visibles, que no solo ha sido descrito por los pueblos indígenas, sino por los primeros jesuitas que entraron en el territorio.
    Desde la isla de los anillos las aguas se dirigen hacia el norte, pasando por un bosque donde existen múltiples y variados árboles de belleza y altura sobrenatural, por la calidad de la tierra.
    Los alrededores de la isla de los anillos están arreglados de la siguiente manera:
    Para acceder a ella por vía acuática, no hace mucho tiempo atrás, se lo podría hacer por un gran canal que actualmente es llamado Río Tapado, que atraviesa toda la sabana desde la zona Maropa y la vincula desde el sur, mientras que el mismo canal atraviesa la isla, conectándose con los canales circulares y con lo que podrían denominarse como puertos externos, antes de ingresar en una desembocadura estrecha ubicada al sur del Yajchaja, que se encuentra ubicado a unos cincuenta estadios del anillo mayor de la isla, formando un arco a la misma distancia antes descrita. Actualmente el arco aún es visible en las imágenes satelitales y corresponde al pantano del sur del Yajchaja, que con el tiempo se ha ido sedimentando. Se puede afirmar que los límites costeros anteriormente se correspondían con el arco, ya que existe una gran cantidad de mapas antiguos de esta zona que así lo muestran, y en las imágenes satelitales aún se ven las marcas de los límites costeros que dejó el lago al sedimentarse.
    En primer lugar, se puede decir que todo el lugar es muy alto y escarpado desde el mar, pero que los alrededores de la Isla de los Anillos son llanos, suaves y planos, circundados a su vez de montañas que llegan hasta el mar. El límite montañoso del naciente se encuentra en el Macizo Precámbrico Brasilero, mientras que el límite montañoso de la sabana por el lado sur se encuentra en las Serranías Chiquitanas, que son parte del Macizo antes nombrado, que ingresa hacia el poniente en dirección a la Cordillera Real. Desde el lado del poniente, la sabana de los Antis limita con las estribaciones orientales de la Cordillera Real, mientras que por el norte, en lo que corresponde al Departamento de Pando, se encuentra una serie de lomeríos que dejan la sabana como una cuenca cerrada, cuyo único punto de desagüe natural es el río Madera, donde todos los ríos de la zona forzosamente vierten sus aguas.
    Indudablemente, ésta llanura es de forma oblonga, y tiene por un lado tres mil estadios, medidos desde las estribaciones de la Cordillera Real hasta el Macizo Precámbrico Brasilero, y dos mil en el centro desde el Yajchaja hacía arriba, es decir, hasta el límite norte de la sabana que se encuentra en Pando, que debido a su conformación geológica, no se inunda como el Beni, ya que se encuentra a mayor altura.
    Esta zona de la Nesos Continental se encuentra de cara al viento sur, de espaldas a la constelación de la Osa y protegida por el viento del norte, ya que está ubicada en el Trópico de Capricornio. Cuando se ve la constelación de la Osa en los cielos, siempre se la observa de espaldas, cosa que no podría afirmarse si la sabana de los Antis se encontrase en el mar Mediterráneo. Debido a que la ubicación descrita corresponde al hemisferio Austral, resulta lógico afirmar que la sabana se encuentra protegida por el viento del norte, ya que debajo de la línea del Ecuador, el viento cálido es el antes nombrado, y es el predominante en la llanura durante la mayor parte del año, mientas que en el hemisferio opuesto, el viento cálido es el sur. Por otro lado, nadie podría reclamar sobre la ubicación de la Isla de los Anillos de los Antis si se indica que se encuentra de cara al viento sur, ya que, como se dijo anteriormente, se encuentra ubicada en Capricornio y además que, tomando como punto de referencia el Yajchaja, ésta se localiza a cincuenta estadios al sur de dicho lago, que varía sus límites en épocas de inundación.
    Desde siempre se ha loado que las montañas que rodean la sabana de los Antis superan por su número, grandeza y belleza a todas las que hay ahora al otro lado del Atlántico, y que previo a la conquista europea, tenían en ellas muchas ricas aldeas de vecinos, además de estar conformada por inmensos ríos, lagos, pantanos y prados que dan alimento suficiente a todos los animales, domésticos y salvajes, bosques variados en cantidad y especie que proveen abundantemente para todas y cada una de las obras.
    La naturaleza y los pueblos que vivieron en la sabana, con su largo esfuerzo, conformaron la llanura de la siguiente manera. En su mayor parte es un cuadrilátero rectangular, salvo en la zona sur, entre las estribaciones de la Cordillera Real y las Serranías Chiquitanas, que la conecta con otra inmensa sabana conocida en épocas coloniales como los Llanos de Manso. En el interior de los Antis se encuentran una serie de obras humanas, que pueden ser descritas como un mega sistema hidráulico, conformado por unas 20.000 lomas, 3.000.000 de hectáreas de campos de cultivo en forma de camellones irrigados por canales, 375 mega lagunas, orientadas en la dirección Sudoeste – Nordeste, diques y terraplenes, y extrañas formas geométricas en el terreno, que indudablemente tienen un origen antrópico. Aunque no está de más hacer notar que los números antes descritos debieron ser mayores cuando la civilización estuvo viva, lo que indicará que las obras se han ido perdiendo debido a la sedimentación, al abandono y a la desaparición de los pueblos que las crearon.
    Atravesando esta llanura se encuentra el Mamoré, que corre de sur a norte, pero desde la zona de los Maropas se encuentra el Río Tapado, que alguna vez fue un curso del río Beni, y es aquel que se conecta con la isla de los Anillos, sin contar con las otras obras descritas, que resultan increíbles para algo hecho por las manos del hombre, debemos decir lo que vimos en el terreno, y cualquier persona puede confirmar por cuenta propia. Ya que no se trata de una historia contada en tiempo pasado, sino en tiempo presente, que valga la redundancia, no tiene nada que ver con el relato de la Atlántida hecha por Solón, puesto que a diferencia del anterior, en este caso la historia no puede ser refutada, simplemente porque las evidencias son reales y completamente visibles.
    En cuanto a las canalizaciones en la zona de la isla de los Anillos, se puede afirmar que ésta se encuentra conectada por ambos lados, y uno de ellos es aquel en el cual se encuentra el agua caliente, mientras que desde el sur se conecta con Río Tapado, y de allí deja fluir el agua al Yajchaja. Desde su parte superior se pueden ver una serie de canales rectos que corren a lo ancho de la llanura hasta desembocar nuevamente en la fosa que daba al Yajchaja, y que en algunos casos distan entre sí cien estadios de distancia uno de otro, aunque no siempre la medida es constante. Vía estos canales se puede bajar la madera desde las montañas hacia el norte, en dirección del río Madera, y este dato no se puede considerar como un mito, salvo que se rebautice el nombre del río antes nombrado, puesto que en su versión larga se lo llamó el “Río de la Madera”, debido los árboles que arrastra.
    El la sabana de los pueblos navegantes, no solo existen las grandes vías navegables, que son los inmensos ríos de la cuenca amazónica, sino que la civilización de la que se habla creó una serie de comunicaciones transversales, canalizando las aguas, de manera de conectar todo el sistema y así tener una compleja red de vías acuáticas que permitían navegar por toda la sabana con los productos estacionales, y propios del comercio, además que les permitía cosechar la tierra dos veces por año, en invierno con las aguas provenientes de los dioses, y en verano conducían desde los canales las corrientes que produce la tierra, como se puede ver en la zona de Baures, al norte de las Serranías Chiquitanas, donde aún se aprecian las grandes obras ingenieriles, que son los inmensos diques que cumplían la función antes descrita.
    Antes de la conquista europea se dice que la cantidad de hombres de la montaña y del resto de la región era innumerable, como lo afirma Charles Mann y otros autores modernos en sus obras, pero que el mayor apocalipsis humano que devastó la población, no se debió a las guerras de conquista, sino a las epidemias que diezmaron los pueblos de la tierra, estimando de esta manera porcentajes que superan el 90%.
    En cuanto a las armas de guerra, los pueblos del centro del continente usaban escudos pequeños, arcos y flechas, ondas, lanzadores de piedra, boleadoras, también lanceros con armamento ligero, usaban las cerbatanas, además, algunos peleaban en escuadrones mientras que otros contaban con marineros, aclarando que no se trataba de pueblos nómadas y de taparrabos, sino que en el centro de los Antis las referencias indican que se trata de pueblos vestidos con túnicas que pintaban con el color púrpura, y esta sigue siendo hasta el presente su vestimenta tradicional.
    El mismo pueblo de leyendas y Candires mitológicos, que se ha descrito como fragmentos sueltos de una historia olvidada, desde el periodo de la conquista fue ligado al cuarto imperio Americano que infructuosamente buscaron los europeos, con el nombre de Paitití, Paitite, Candire o la Tierra de Enin, mientras que en la versión de los pueblos de la tierra era llamado como Pampa Loma Santa o el Ivi´marae, que es la tierra sin mal donde viven los abuelos.
    Si se sigue una vía fluvial desde el Cuzco, bajando por el Amarumayo, que une sus aguas con el río Beni, hasta llegar al río Madera y se viaja aguas arriba, primero por el Mamoré y luego por el Iata, se llegará a la zona de las grandes lagunas “cuadradas” y a poca distancia se encontrará la Isla de los Anillos de los Antis. Dicha ruta acuática tiene una distancia de 200 leguas, que coinciden con la distancia escrita por el Inca Garcilaso de la Vega, en sus crónicas reales, pero que llega a un pueblo igualmente mítico.
    Por otro lado, si se mide la distancia desde Larecaja, bajando por el Toiche y Diabeni, siguiendo aguas abajo, a 180 leguas de distancia, y atravesando el Paitití, se llegará a los límites de este mítico reino, como lo indica Recio de León. Este es el mismo territorio que según otro antiguo relato se encuentra limitado por los ríos Madre de Dios, Beni, Mamoré y Andera, que se corresponde con el territorio de origen del extraño personaje canoso y de barba descrito por el Padre jesuita Zapata a finales del siglo XVII cuyo título era Paitití. La Isla descrita, que no tiene nada de mítica, se la encuentra al sur de una gran cocha, siguiendo un parauri sedimentado, cruzado por antiguos puentes y rodeado de inmensos campos de cultivo, que son camellones irrigados por canales y que sin acudir a los cuentos de niños, en la zona de la Isla de los Antis, forman extrañas figuras antropomorfas y zoomorfas. Algunas de las figuras de los alrededores de esta Isla real y la isla misma se encuentran graficados a cientos de kilómetros de distancia al sur, en el fondo de la caverna de una montaña a la cual los lugareños le adjudicaron poderes mágicos cuando una noche escucharon un gallo y música en el alero de la montaña.
    La extraña simbología de la cueva de un antiguo geógrafo, no se encuentra sola cual jenecherú , que muestra las sombras de los pueblos que olvidaron su historia, sino que está acompañada de otros geógrafos, y otras geografías, que dejaron el recuerdo de su mundo impreso en unas rocas que hablan, pero sólo cuando se tienen ojos para escucharlas.
    Las grandes obras hidráulicas que aun se pueden ver en los Antis, y todo lo que aquí se ha descrito, no puede confundirse ni con la Atlántida de Platón, ni con el Paitití de las Crónicas coloniales, por un simple motivo. El presente relato es absolutamente verdadero, ya que su veracidad no puede ser puesta en tela de juicio; no porque las evidencias se encuentren escritas en algún libro sagrado de dudosa reputación, sino porque dichas evidencias son visibles, mesurables y de fácil acceso para cualquier persona que desee confirmarlas por su cuenta.
    El presente relato, a diferencia de aquellos que hablan de Atlantis o Paitití, todavía no ha sido basureado con temas tales como OVNIS, profecías místicas, cristales mágicos y dioses civilizatorios venidos del espacio exterior, desde el Cinturón de Orión. El tema no ha sido basureado por los nuevos Churchwards, Däniken y Blavatskys con sus doctrinas esotéricas, simplemente, porque los adeptos de las “religiones de la nueva era”, no se han enterado de la existencia de los Antis. El día que metan mano el regimiento de pitados antes nombrado, las Civilizaciones que vivieron en los Antis se podrían volver muy populares, pero ese mismo día formará parte de una nueva pseudociencia Tabú, en la que ningún científico que se precie de tal podrá emitir criterio sin el riesgo de ser encasillado en el bando contrario.
    Los mapas precolombinos de los Antis serán atribuidos a visitantes del espacio, lo mismo que los camellones que forman los inmensos geoglifos de la sabana, sin ponerse a pensar que la correspondencia de las figuras no es perfecta, como se esperaría de una imagen satelital o una vista aérea, pero quizás esto no importe a nadie, ya que es más interesante imaginar ancestros volando por los cielos, que anclarlos a la tierra con tecnologías más mundanas. Otro más despabilado podrá decir que la gran devastación de los Antis se debió a cristales mágicos, que fueron mal utilizados por una Hermandad Mística de Chamanes que no supieron controlar su poder, lo que quiere decir que el terreno está abonado para plantear las salvajadas más creativas obviando las evidencias físicas.
    Lo peor de todo es que quizás los “Canales Culturales”, le dediquen algún espacio al lado de una calavera de cristal, de tan dudosa reputación como las profecías endilgadas a los mayas, y que hablan de un cataclismo para finales del 2012, puesto que la recopilación de rarezas, sazonadas con explicaciones tiradas de las mechas, vende más que una historia complicada que de ser contada, requiere de algunos elementos técnicos que casi nadie entiende, y a casi nadie le interesa.
    Lo más probable es que este clon de Atlantis y de Paitití, que lleva el nombre de Antis, siga durmiendo el sueño de los justos, por lo inconveniente de los temas que trata. Se encuentra ubicado en un continente “errado”, por no pertenecer al primer mundo, o al mundo conocido, además de ello, debe cargar con el pecado de encontrarse en el país más “errado” del cono sur, pero no contento con ello, está ubicado en la periferia de la periferia, lo que le garantiza la peor posición posible.
    Pese a todo, los Antis siguen siendo reales, con sus mega-obras que solo se pueden apreciar desde los cielos. Se trata de un territorio virgen para la arqueología, donde los Candires siguen como dueños del agua y en algún lugar todavía existe otro Jichi guardando algún jenecherú. Es una tierra de leyendas durmiendo su olvido, cuya historia sigue sin ser contada y la mejor forma de terminar el relato es robando, por enésima vez, algunos párrafos de Platón, sabiendo muy bien cómo concluye la historia del Critias, que habla de un mítico pueblo cuyo recuerdo fue olvidado, ya sea que se trate de un mito, una alegoría, una moraleja o una historia absolutamente verdadera.
    Durante muchas generaciones, mientras la naturaleza del Dios era suficientemente fuerte, obedecían las leyes y estaban bien dispuestas hacia lo divino emparentado con ellos. Poseían pensamientos verdaderos y grandes en todo sentido, ya que aplicaban la suavidad junto con la prudencia a los avatares que siempre ocurren y unos a otros, por lo que excepto la virtud, despreciaban todo lo demás, tenían en poco las circunstancias presentes y soportaban con facilidad, como una molestia, el peso del oro y de las otras posiciones. No se equivocaban, embriagados por la vida licenciosa, ni perdían el dominio de sí a causa de la riqueza, sino que, sobrios, reconocían con claridad que todas estas cosas crecen de la amistad unida a la virtud común, pero que con la persecución y la honra de los bienes exteriores, estos decaen y se destruye la virtud con ellos. Sobre la base de tal razonamiento y mientras permanecía la naturaleza divina, prosperaron todos sus bienes, que describimos antes. Mas cuando se agotó en ellos la parte divina porque se había mezclado muchas veces con muchos mortales y predominó el carácter humano, ya no pudieron soportar las circunstancias que los rodeaban y se pervirtieron, y al que los podía observar les parecían desvergonzados, ya que habían destruido lo más bello de entre lo más valioso, y los que no pudieron observare la vida verdadera respecto de la felicidad, creían entonces que eran los más perfectos y felices, porque estaban llenos de injusta soberbia y de poder. El Dios de Dioses, que reina por medio de leyes puesto que puede ver tales cosas, se dio cuenta de que una estirpe buena estaba dispuesta de manera indigna y decidió aplicarles un castigo para que se hicieran más ordenados y alcanzaran la prudencia. Reunió a todos los dioses en su mansión más importante, la que, instalada en el centro del universo, tiene vista a todo lo que participa de la generación y, tras reunirlos, dijo…

    • David,
      Vaya manera de desempolvar este post escribiendo no sólo un post en sí, sino toda una disertación sobre los Antis. Esperemos que alguien lo lea y haga sus comentarios. Saludos…

  21. Las investigaciones cojean a través de los siglos y siempre por el mismo lado …
    Un buen ejemplo es precisamente el “clima” y los movimientos espectaculares del terreno.
    Todavía los servicios meteorológicos , siendo puros observadores y anunciando efectos ambientales en potencia, no toma en cuenta las Causas que ocasionaron dichos efectos, porque las ignora…

    Aunque vivimos tiempos en los que ya se va aceptando que no hay nada ajeno al hombre y que el sentimiento (pensamiento) afecta a nuestro cuerpo (enfermedad o gloria) , aún hay resistencia para aceptar que nuestro pensar y sentir afecta al clima desde el principio de los tiempos (con todos sus estrágos…nuestras iras y miedos exteriorizados), a la naturaleza y a toda la Creación (planetas y galaxias también).

    Cualquier duda con esto se manifiesta en la existencia de la dualidad (irreal hasta que se aceptan otras realidades) .
    La dualidad nace de la creencia en que el Espíritu (energía invisible) y Cuerpo o materia (energía visible) están separados y de esta barbaridad, la falta de confianza y amor para utilizar nuestra facultad, habilidad , fuerza y poder interno para sustentar y asistir a la Creación conscientemente, sin destruir lo creado (el clima un reflejo de la humanidad…).
    A pesar de que el ser humano se siente “indigno ” para aceptar tal poder (el poder de Dios en nosotros), lo utiliza inconscientemente (ya que lo posee) y cambia cualquier pronóstico o profecía de “golpe y porrazo” sin que los análistas e investigadores se enteren del origen de los cambios y atribuyan a sus errores de diagnóstico e incógnitas (todo nuestro pasado lleno de ellas) un error en el servicio, un capricho natural, un milagro , un vacío (agujeros negros , que para nada están vacios) o cualquier otra cosa que aleja “nuestro poder de crear y deshacer ” y lo deposita en algo externo , demostrando así una actitud de baja autoestima, de liberación de responsabilidad (qué miedo!!!) y sobre todo de marionetas en manos de agentes externos que en otros dias se llamaron dioses…
    Cada accidente climatológico tiene un significado unido al hombre íntimamente .
    Todo un pasado lleno de incógnitas partiendo de bases disparatadas.

    Besito

  22. David, gracias por las respuestas. Cada vez nos ilustras más con esos asuntos de tu tierra que poco trascienden a los ámbitos turísticos, científicos, arqueo-históricos o incluso new age de otras latitudes.
    En estudios de mitología comparada suelen aparecer grandes enigmas cuando hay elementos similares en culturas disímbolas y distantes en su desarrollo geográfico o temporal, máxime si no parece haber influencia directa por intercambio comercial, por ejemplo. El caso de las culturas bolivianas y las de Centroamérica supongo que hay muchas similitudes en su mitología porque, entre otras cosas, hubo migraciones e intercambios a través del tiempo, y de tal manera las creencias se comparten. Saludos…

  23. Hola Homero:
    Respondiendo a las dos primeras preguntas que haces, es decir “¿quién y cuándo?”
    La respuesta no es tan simple, ya que el territorio donde se encuentran corresponde a los actuales Cayubabas. El problema radica en que estos pueblos de los Antis tenían la costumbre de cambiar de nombre si su Gran Jefe Gran era una persona exitosa. Si el Gran Jefe Gran, llamado “Juan” tenía la gracia de haber conquistado a su vecino, su pueblo lo homenajeaba rebautizándose “Juaniano”. Si al hijo de Juan, llamado Pedro le iba mejor que a su padre, el pueblo se cambiaba el nombre a Pedriano y así sucesivamente hasta llegar a algún gentilicio que puede mantenerse por siglos, pero sin ser el original.
    Lo que sí está claro es el tiempo en el cual el sistema dejó de mantenerse y que corresponde a la llegada de los Jesuitas a la zona, o sea, hace unos 300 años atrás, pero cuando se habla de la construcción de las grandes obras, el periodo en que dejaron de realizarse es hace unos 1100 a 1200 años atrás. Este periodo coincide con el colapso de Tiahuanaco, Huari y el de la Civilización Maya, lo que me lleva a pensar que se trató de un problema que no pudo ser regional, sino continental. Podría tratarse de un cambio climático de mega inundaciones seguido de una mega sequía que duró un siglo, como indica el Ing Álvaro Jordán en su libro “El Kandire”.
    En cuanto a los Tiahuanacotas e Incas, por las evidencias físicas que se encuentran en sus sistema agrícola, en el primer caso, y los documentos coloniales en el segundo, lo más seguro es que sí hayan tenido conocimiento y mucho más que eso. Como respaldo adicional, resulta que el “Camino del Inca”, que es una red de caminos que se encuentra principalmente en la región Andina, no es Inca, sino pre-inca. No estoy diciendo que los incas se hayan desentendido de dichos caminos, ya que los utilizaron, los mantuvieron y los ampliaron, pero se trató de una especie de herencia que se conecta con los Antis. Por otro lado, lo que se ve en la simbología de Tiahuanaco es una fauna que no es propia del Altiplano boliviano, que se encuentra a unos 4.000 m.s.n.m. sino que, dicha fauna, se encuentra a 2.000 metros más abajo.
    La hipótesis que quisiera demostrar, es una que no le gustaría a muchos de mis compatriotas de aquí y de allá, (Cambas y Collas). Yo creo que hace unos mil años atrás, las fronteras no existían, lo que equivale a decir que los de arriba y los de abajo eran un mismo pueblo o una misma civilización. Por el momento no tengo ninguna prueba definitiva, sino evidencias circunstanciales que pueden ser explicadas por algún tipo de contacto, y creo que saldría de dudas si se encuentra un mapa precolombino que muestre el altiplano o en el altiplano se encuentra un mapa que describa los llanos.
    Aclaro nuevamente que una cosa son las ganas y otra muy distinta es tener la evidencia que confirme mis ganas. Lo que sí me queda claro es que en el periodo incaico, lo que se tenía era una especie de confederación y esto no solo lo describe Garcilaso de la Vega, sino otros cronistas previos.
    En cuanto al impacto que se tuvo en la mitología local. La figura del lagarto con la cola rara o la cola tripartita es bastante común en el arte rupestre de las Américas, lo mismo que el piyo, (el avestruz). De hecho, el segundo es una constelación sagrada para muchos pueblos amazónicos y su pisada es la Cruz del Sur. En cuanto al lagarto, yacaré, en el Beni el Candire es un Caimán mitológico y el mismo nombre es utilizado por los Guaraníes del sur refiriéndose al Ivimarae o tierra sin mal. En la región de las serranías Chiquitanas, al sur de los Antis, se encuentra el pueblo Bésiro, del cual se heredó en Santa Cruz la leyenda del “Jichi”, que es un animal mitológico ligado al agua y aún se dice que cuando se muere el Jichi, se seca la laguna.
    El nombre original es Jichish Tuursh, que se refiere al Jichi del agua, pero como parece que el nombre les resultó difícil de pronunciar a los españoles lo dejaron e Jichi, olvidándose que la mitología Bésiro no solo hablaba del Jichi del agua, sino de 4 jichis. Sea como sea, toda esta mitología que habla del Ivimarae, (La tierra sin mal), el Candire, el Paitití, la Pampa Loma Santa, siempre apunta hacia la sabana de los Antis. El problema es que los Jesuitas primero y los Franciscanos después, calaron hondo en los pueblos de la sabana y lo que actualmente se tiene es un sincretismo religioso que no permite rastrear el origen de los mitos locales, peor ahora que las lenguas originarias se están perdiendo.
    Mejor envío una respuesta más detallada por e-mail en la 3ta y 4ta parte del documento.
    Lo que voy a hacer es conseguir parte de la mitología de la zona para que se la compare con la de Centroamérica, que como apreciación personal, creo que tienen bastantes elementos comunes.
    Salu2,
    David

  24. En el penúltimo viaje que hicimos al Beni, el dueño del Museo de Chuchini, (a pocos kilómetros de la capital), nos mostró un libro en el que se mostraban unas fotografías aéreas de otras figuras hechas con los camellones, solo que no se aclaraba si se trataba de una coincidencia o algo premeditado. Obviamente que los camellones son de origen antrópico, pero de buenas a primeas no se puede asegurar que se trate de algún geoglifo antropomoefo o zoomorfo hecho adrede.
    Lo simpático es que los geoglifos que se muestran no son los mismos que se encuentran al sur del Yajchaja y en ese momento recuerdo haber culpado a la casualidad… Ahora que lo pienso mejor, en ese momento pude largarme la volada diciendo que se trataba de figuras hechas adrede, pero no me creí mi propio cuento porque me faltaban pruebas.
    ¿Dónde están los otros geoglifos de los Antis?
    NO LO SÉ!!! Qué bolainas!!! No le di pelota al libro de don Efrem por escéptico o simplemente por pelotudo.
    Esta es una de las tareas pendientes que tengo que saldar en el siguiente viaje, que voy a hacer cuando termine el Mundial de fútbol, porque no pienso quedarme con esa espina clavada.
    Cuando tenga el dato te paso la posición exacta de los otros geoglifos, ya que no son una serie de “Figuras de los Antis”, sino que al menos se trata de dos series y tengo la impresión que la zona de la segunda serie es Baures, o sea, en el margen naciente del río Mamoré.
    La verdad es que no lo sé y eso me molesta.

    Salu2,
    David

  25. Jejejeje.
    Hola Homero:
    La verdad es que no creo que los OVNIs tengan velas en este entierro, como tampoco la tienen en los mapas precolombinos.
    Adelantándome a cualquier salvajada que pueda decirse con respecto a los dos temas, que están ligados, la primera pregunta que debiera hacerse a la persona que plantee esa hipótesis es… ¿Por qué las imágenes de los geoglifos o de los mapas no son perfectas?
    Esta pregunta se parece bastante a la que hace Seoane en su blog de las Profecías del 2012.
    La respuesta a estas discrepancias obvias, entre mapas y geoglifos, según la hipótesis que defiendo, se originaría por el método y la tecnología con la cual fueron confeccionados.
    Como argumento de respaldo tengo diseñado un experimento de campo, que creo haberte mandado hace tiempo en un e-mail, pero si no lo hice, te lo envío después de terminar el presente comentario.
    El tema de los geoglifos lo conozco desde el año 2007 o principios del 2008. En esa época, ya se habían reinterpretado un puñado de mapas precolombinos del sur de los Antis y todavía no se había hecho ninguna relación entre ambos temas. (Pensé que se trataba de una casualidad y nada más.)
    Si mal no recuerdo, fue en mayo del 2008 que contratamos, de la noche a la mañana, una avioneta en Trinidad, (Capital del departamento del Beni – Bolivia), para hacer una prospección aérea en la zona, ya que toda la ruta la teníamos georreferenciada en varios GPS.
    A primera hora de la mañana tomamos la avioneta en el aeropuerto y sobrevolamos la zona, con buena y mala suerte. La buena suerte fue haber conseguido el vuelo sentados en la esquina de la plaza de armas de Trinidad, y la mala suerte fue que el día nos tocó con nubes bajas, que se despejaron al retorno, cuando volvimos a tocar tierra.
    El problema con las nubes bajas es que debíamos volar por debajo de ellas, lo que mejora la visibilidad del detalle, pero jode a la hora de ubicarse en el plano general. El caso es que viajamos con 3 GPS, 2 cámaras fotográficas y 2 cámaras filmadoras, pero excluyendo al piloto, solo teníamos 4 manos para manejar todo el equipo, ya que el 3er pasajero se quedó en tierra porque se casaba la semana siguiente. Jejejeje No es broma!!!
    ¿A qué voy con todo este cuento?
    Justamente tratábamos de responder las mismas preguntas que hiciste “¿Casualidades?, ¿Conocimiento arcaico?”
    Un pequeño problema adicional ocurrió después de bajar todo el material a la computadora, primero en baja calidad, pero luego, se jodió una cámara de video y luego se jodió la tarjeta de video de la PC. Esto daba para llorar y debíamos trabajar con imágenes de baja resolución, salvo las que se habían tomado con las cámaras fotográficas.
    El año 2009 se consiguieron las imágenes del INPE y allí se vio, lo mismo que en las imágenes de alta resolución de Google Earth que se trataba de camellones, pero recién se cayó en la cuenta del detalle después de volver de Europa. Lo que obligó a arreglar la cámara y reinstalar una tarjeta vieja que por suerte funciona a las mil maravillas y no sé por qué alguna vez la cambié.
    Después de tener todo el rompecabezas armado en alta resolución y complementado con las imágenes satelitales del INPE, de la NASA y del Google Earth, lo que puedo asegurar es que la casualidad no tiene nada que ver ni con las figuras ni con los mapas precolombinos, lo que tampoco quiere decir que los OVNIS sean los culpables.
    La llave que abrió los geoglifos es el mapa precolombino de SC-079, cuando se cayó en la cuenta que “La Máscara”, parece una máscara, porque no es un accidente geográfico, sino una obra antrópica hecha con camellones, lo mismo se vio con la Isla de los Anillos, el canal que la comunica con el Yajchaja y el saldo de figuras… Todas son obras humanas, lo que descarta el azar de plano y entrega una explicación a las figuras zoomorfas, antropomorfas y geométricas que se ven en la sabana.
    Salu2,
    David

    • David, las figuras no son perfectas porque, según creo, la cultura que las hizo tenía otra visión dimensional diferente a la nuestra. Es como los códices mayas o similares que para el ojo moderno son carentes de estética porque les falta la tridimensión, pero en su tiempo de seguro eran obvias, estéticas, bien hechas.
      Desde una opinión muy personal, nada de esto es casualidad y sí es conocimiento arcaico, aunque lo de arcaico sea una forma muy limitada de decirlo.
      Lástima que sea tan poca la gente interesada en esto de los Antis y menos la que esté enterada siquiera. Desde una opinión muy personal, tienen ustedes un tema de investigación monumental que vendría a echar por tierra tantas hipótesis eurocéntricas, hispanocéntricas, lapazcéntricas, tihuanacocéntricas, incocéntricas o como se le llame.
      Tal vez ya lo leí en alguna de tus entregas y no lo recuerdo ahora, pero me quedan las preguntas sobre ¿qué cultura hizo estos camellones?, ¿cuándo aproximadamente?, ¿los tihuanacos y los incas sabían de esto?, ¿hasta qué punto pueden estar relacionadas con las de Nazca?, pero más importante: ¿hasta qué grado han tenido un impacto en la mitología regional?

  26. Homero:
    Tenés la primicia de los Antis.
    Es la puntita de la tercera parte del trabajo.

    Salu2,
    David

    • David, el segundo video ofrece una perspectiva diferente, más amplia. Se puede tomar como punto de partida para comparar las líneas de Nazca con los poco conocidos Antis.
      ¿Casualidades? ¿Conocimiento arcaico? ¿Tú qué opinas? Nomás no salgas que son cosa de extraterrestres porque te quitaría algo del sarcasmo.

  27. Hola Homero:

    http://www.youtube.com/watch?v=yuZjTQDy70M

    Al fin lo pude cargar.
    Como buen sarcástico que soy, no creo mucho en paradigmas.

    Salu2,
    David

  28. Homero:
    ¿Conoces los geoglifos de Nazca?
    En el siguiente video voy a mostrar los mega-geoclifos de los Antis, solo que esta vez no se trata de una línea de contorno, sino de canales y camellones que llenan las figuras.

    jejejeje
    Hablo en serio, ya que se trata de figuras, (geoglifos), que miden 20 a 30 veces el largo de Colibrí, el Mono o la Araña.

    La clave estuvo en los mapas precolombinos que se encuentran en los bordes de la sabana de los Antis.

    Obviamente que coloco las coordenadas de cada una de las figuras para que nadie me diga que me inventé algún cuento.
    Oviamente que se trata de un subproducto de la 3ra Parte del docuemento que te he estado mandando.

    Salu2,
    David

  29. P.D: Es música guaraní.
    No del guaraní paraguayo, sino del guaraní chaqueño, “camba”, que está mucho menos contaminado con el castellano.

  30. Hola Homero:
    El siguiente video ya lo tengo hecho, solo que no puedo subirlo a Youtube…
    ¿Será por culpa del mundial?
    Ni idea!!!
    Por otro lado.
    ¿Te llegó la página del diccionario que te envié?
    Voy a tratar de coseguir Diccionarios digitales de otras lenguas americanas y si te interesa, te paso sus direcciones.

    Con respecto al Mundial, esta vez no puedo gritar “Viva México”, porque si lo hago, en el acto me cuelgan dos de mis compadres que son Argentinos, así que voy a guardar un respetuoso silencio en el tema.

    ¡Viva Latinoamérica!
    jejejeje.

    Salu2,
    David

  31. Un mito poco platónico.
    Separemos lo real de lo aparente.
    http://www.youtube.com/watch?v=B63cZjgykHo

    Si logro cargar el siguiente video lo cuelgo por esta esquina…, pese a que nadie entra desde Febrero.

    Salu2,
    David

    • David, ya vi el video y te diré que me desconcertó en principio. Lo volví a ver y ya entendí lo que pretende. Buena música, por cierto.
      Esperaré el siguiente y si está relacionado con el tema mitológico lo cargo, ¿te parece? Saludos…

  32. Hola Rizzi, hace rato que no veía este post y la verdad no he leído nada últimamente sobre las fotos y los “errores” de Google Earth. Me gusta lo que dices que hay puntos donde mito/leyenda y ciencia se encuentran. Así ha sido en muchas ocasiones con “descubrimientos” científicos que por generaciones habían sido parte de la tradición oral de los pueblos.
    Las evidencias allí están, como una supuesta irregularidad topográfica o error de recomposición fotográfica. Creo que Google Earth acaba de actualizar fotografías. Voy a checar esas coordenadas para ver qué novedades hay. Muchos besos para ti también…

  33. Homero. Por donde empesar? Habra que tener fe para creer en la Atlantida? Hijole hay tantas cosas aqui que me ponen a pensar. Las fotos primeras son muy misterioesas. Que podran ser? Sera cierto que mas o menos estan donde la mencionaba Platon a la Atlantida? De ser asi pues yo si creo que pudiera ser la Atlantida aunque hoy siga siendo una leyenda y mito. Y pienso que esto no es como que custion de fe si no mas bien donde la leyenda y la ciencia se encuentran. Y las otras fotos poes ni que decir si son errores o un chistesito nada mas. Lo malo que por culpa de ese chistesito se pueden desmeritar otras cosas que pueden ser mas serias y que tambien pueden como que merecer mas investigasion. Un beso Homero. Luego te sigo leyendo por aqui que todavia me faltan mucha cosas.

  34. ahora con esa experiencia, cierrale compadre cierrale a la lleve del agua, jejeje.

  35. Hola que tal Marcos.
    Que tal compadre, me da mucho gusto saludarte por aca, seguramente dejaron la llave abierta y ve nadamas como se inundo todo.
    Te mando un fuerte abrazo.
    Saludos a Todos.

  36. Ja,ja,ja…

    Hola Marcos, gracias por sacarnos de dudas…

    Un saludo

  37. Ese, compadre, ya teníamos la sospecha de que alguien nos iba a aclarar la duda de la foto. Oye, será el sereno, pero como que se inundó el rancho, ¿no?

  38. que tal COMPADRES. . . . . . esas rayas
    dela fotografia . . . . es el mapa del rancho donde yo naci.

  39. Hola Homero.

    Ya es viernes!!! je,je y amanece una mañana que más bien parece un resplandor…

    Mira, quería añadir algo más a lo de los “extraterrestres”.
    Desde un punto de vista espiritual y multidimensional, claro , todos somos lo mismo navegando por el universo sea que habites en una u otra modalidad. Donde existe el tiempo, existe el “extraterrestre” para nosotros y te puedes encontrar con uno (gloup!) y fuera del tiempo…alehoppp!! ya no existe como tal, existe como otro tú , yo, nosotros, que más da…
    Cuando las ilusiones relativas desaparecen, puedes verte como espíritu omnipresente, sin estar sujeto a rígidas leyes de la materia con su peso gravitacional que limitan tu cuerpo y las opresoras señales de “no pasar” ceden ante la autoridad de Yo soy ÉL.
    En fín que si miras al cielo y ves una estrella ,mirala bien , pues es muy posible que seas tú ,ese ” punto de luz”, je,je,je, pero ya sin el “polvo de los caminos”.

    Oye como también me nombrasteis directora de cultivos alternativos, no sé yo, no sé yo si estaré cultivando algo que no os dije…ja,ja,ja…ojo, ojito…

    Un besito y agradable fin de samana

  40. Versoazul, buenas noches aquí y casi amanecer allá. Gracias por tu comentario, con un gesto panegírico que provoca más que una sonrisa. Tú bien sabes que existen maneras de percibir el espacio-tiempo sin el uso de psicotrópicos y esto me lleva a recrear lo que acabo de leer en el nuevo post de Luigi inspirado por ti, “Me declaro vivo”, aunque el contexto sea otro.
    Es irónico como la mente humana, siempre tan egocéntrica, tan “superior” a todo, tenga que recurrir a explicaciones extraterrestres cuando ve algo que no cree haber sido capaz de crear. Hasta en eso olvida cuando está más ocupada de pensar en sus tribulaciones presentes.
    Que tengas un excelente inicio de viernes que tanto te gustan.

  41. Miranda, veo que anduviste dando una vuelta al sitio anoche, mientras muchos de nosotros veíamos el infame partido de futbol y hasta nos salió lo católicos por traer el rosario en mano y el escapulario en el pecho, nomás por no dejar, digo.
    Ahora bien, son dos coches diferentes. Entonces uno está afuera de “la esquina”, ¿y el otro? ¿No lo habrás dejado tú mal estacionado? A ver, cuenta, cuenta…

  42. Hola Homero.

    Me ha resultado un autentico placer leer tu comentario.

    Me gustaria algún día poder describir ciertas percepciones en las que la palabra “extraterrestre” quedaria sin sentido, sobre todo si percibes de pronto el espacio -tiempo (sin marihuana, eh? je,je) . Quizás te encuentres contigo mismo yendo y viniendo. Quizás esa superioridad de la que hablas era un humano evolucionado, quizás eras tú.

    Ah!!la del mini no era yo eh??
    Un besito

  43. Hola Comandante Homero!!! quien te viera…. asi que ahora andas explorando la atlantida? y vas a platicar con los viejitos atlantes y escribir un libro de leyendas de atlantida? jajajaj!!!
    ya en serio… que raras estan las fotos y yo no se que pensar. error fotografico? quien sabbe. pero si no es error entonses hay algo raro abajo del mar en el fondo y seria custion de mucha investigasion. voy a ver los enlases en internet para ver que cuentan.
    y las otras fotos sasbes que son… es la esquina de expresandose y alguien andaba muy borrachoi!

  44. Hola que tal Homero.
    Valla que se pusieron buenoslos comentarios y yo trabajando, lejos de la computadora.
    Bien por las dos fotografias anexas al post, fantasticas, yo pregunto quien estacionó ese morris mini cooper en un area reservada para la dirección? y no solamente está mal estacionada, dejaron las luces encendidas jejeje

  45. Ah ta’güeno Homero, creo que tus lentes son mejores que los míos porque yo lo veía como “camioneta”. Aclarado el punto… bueno, uno de ellos.

  46. Betito, esa pirinola roja que ustedes llaman “camioneta” es un Mini Cooper allá y en China, Nuevo León. Es igual a la pirinola gris de la otra fotografía.

  47. Luigi, ¿cuál camioneta? ¿Qué foto estás viendo? Se me hace que Betito te dio a probar uno de esos mezcales con harto metanol. ¡Aguas!

  48. Versoazul, como siempre… de acuerdo. :bye_tb:

  49. Homero, la camioneta de la última foto se ve algo cansada ya. Quíen sabe desde donde la traían.

  50. Hola Versoazul, me ha gustado mucho tu comentario porque abre opciones desde otra perspectiva. Videre est credere es el lema de la mente racional, la que ha regido a la civilización actual y mide con su vara o ve las cosas desde su cristal. Si algo no es tangible, entonces no existe, excepto lo que los instrumentos científicos sí pueden captar (rayos X, etc.). Pero la ciencia y ya tecnología van en constante desarrollo y en algún momento aceptan lo que antes negaban. Un buen ejemplo, aunque simple, es el aura o magnetismo emanado por los cuerpos. La cámara Kirlian, como sabemos, fue inventada por Semyon Davidovich Kirlian y su esposa Valentina, en 1939, y los resultados iniciales fueron desmentidos o descreditados por muchos científicos; sin embargo, con el paso del tiempo se aceptó que los cuerpos sí tienen un campo magnético o aura, invisible para el ojo pero que está ahí. Con esa cámara, aún más, no sólo se capta el magnetismo, si no también cómo éste se ve afectado por el estado anímico de una persona, animal o incluso planta.
    La tendencia siempre es negar lo que no se ve, lo intangible. Lemuria y Atlántida, por citarlos como ejemplo, están en el campo mitológico y legendario, como han estado muchas cosas más hasta que se descubre que sí existieron. Los viajes espaciales o exploraciones en el fondo del mar se hallaban en el campo de la ficción, hasta que se tuvo la tecnología para realizarlos. Y así, la mente racional sigue racionalizando lo que sí puede ver y es entonces cuando cree.
    Yo no dudo que hubo civilizaciones anteriores que tuvieron un gran desarrollo de tecnología y conocimiento desconocido para la civilización actual. Yo prefiero creer en el gran desarrollo de aquellos antepasados, de origen humano, que en seres venidos de otros mundos para enseñarles, como si los extraterrestres fueran superiores, siempre superiores. ¿Por qué?
    Al final de tu comentario preguntas si creo (o creemos) posible que algo es demasiado extenso, demasiado profundo, demasiado pesado, demasiado alto, demasiado…demasiado para qué, demasiado para quién. Mi respuesta es: demasiado para la tecnología actual y para la capacidad de raciocinio. El caso de las imágenes, a 5 km de profundidad y con esa extensión “territorial”, yo sí creo que es demasiado para hacer exploraciones, aunque es posible que sí existan sonares que pueden andar a tales profundidades y demarcar límites o hacer trazos.
    Y bueno, por último, parece que las fotos de los automóviles sí fueron error de laboratorio. Anda el rumor de que Betito, al andar catando mezcales, se puso a procesar las imágenes y así fue el resultado…

  51. Hola que tal Homero.
    Por ahi escribi un comentario sobre este post y no lo terminé jejeje.
    La Atlantida fué una isla magica, misteriosa y muy bella, con una civilización muy avanzada para su epoca y que segun la leyenda se ecuentra al oeste del estrecho de gibraltar en el oceano Atlantico, pero su localización más extacta es que se encuentra en el infinito y más alla de la grandiosa imaginación de Platón, de Poseidón y demas personajes de la Mitologia y a lo largo de la historia se ha buscado y ha sido motivo de profundas investigaciónes llenas de aventuras y desventuras y la historia continua y han surgido y seguiran surgiendo teorias que irán girando y marcando el paso de los años en la busqueda de la isla perdida.
    Saludos a Todos.

  52. Homero, independientemente de lo que sean estos hallazgos, creo que nos cuesta mucho descubrir cualquier cosa porque siempre utilizamos nada más que lo que conocemos como referencia y esta es nuestra solidez o idiotez , la comparación con lo conocido…
    Eso es muy limitante.
    El pensamiento no ha de estar limitado sino expandido y sin barreras para entender que quizás otras civilizaciones disfrutaron de un mayor conocimiento y tecnología ahora insospechados para la capacidad humana .

    En el redescubrir siempre está implicita nuestra vara de medir .
    Con lo que conocen nuestras limitadas mentes ,se cierra nuestra capacidad para tolerar quizás que en el pasado disfrutabamos de otras expectativas y fuentes de energía.

    Crees posible que algo es demasiado extenso, demasiado profundo, demasiado pesado, demasiado alto ,demasiado…demasiado para qué, demasiado para quién???
    Para lo que conocemos?
    Para una mente en la que no cabe nada nuevo?

    Lo del coche está muy bueno.

    Oye Eddie te eché de menos,je,je,je

    Besos

  53. Hola Comandante Homero!!! ¿Puedo mandarte un email con las fotografías que te comenté? Saludos!!

    PD Y en cuanto a mi opinipon sobre la A invertida es igual que la del otro comentario. Es decir, un error humano.

  54. Astronauta Seoane, qué bueno que ya regresaste de la misión para aclarar los errores en el post. Puse “latitud Norte” y “latitud Oeste” porque así lo marca en el mapa. El cálculo de km2 sí es error mío y lo voy a corregir.
    Es claro que Google Earth tiene muchas impresiones y fotografías equivocadas (ya veré las que mencionas en esas coordenadas y te daré mi opinión).
    Yo tampoco creo que sea la Atlántida por varias razones, como dije en el post:
    1. No tiene aspecto de isla, como afirmó Platón, aunque se haya basado en leyendas. Además, se ubica en una planicie en las faldas de una cordillera. En todo caso, las islas o islotes serían las partes altas de la cordillera.
    2. La retícula es demasiado extensa para ser una isla o un “estado”, además de que la planicie se extiende muchísimo y esa retícula quedaría como “amurallada”.
    3. Es demasiado grande para ser una ciudad.
    4. Las líneas que parecen “canales”, “calles” o “avenidas” son enigmáticas por sí mismas, según cálculos aventurados de profundidad que, al poner el cursor sobre ellas, dan profundidades de 5 km en algunos casos (aunque es difícil discernir la anchura). Canales con esas profundidades serían como los cañones, y ni los de Colorado o las Barrancas del Cobre tienen esas alturas.
    Lo que a mí sí se me hace extraño es que la retícula tan bien formada, o plataforma o lo que sea -independientemente de los “canales” o “cañones”- esté a más de 5 km de profundidad en el suelo océanico.
    En cuanto a las imágenes de la A invertida, no he leído nada por ahí.

  55. Google earth esta lleno de curiosidades. Y el fondo del mar asi encuerado, sin agua, es como ver las nubes o el cielo con santa clauses y signos del zodiaco. Ya vieron que en el triangulo de las bermudas (o por ahi justo encima de Cuba) hay un triangulo verdaderamente triangulado? abajo de las islas anguilla cays, cay sal y elbow cay. Y junto a la costa de ecuador, hay una cara de alienigena enojado…jejeje.

  56. Hola Betito!!! Creo que le atinaste a uno de los proyectos de esta gran misión espacial!!! Saludos!!!

  57. Hola Comandante Homero!!! Muy interesante tu post!!! No creo que sea la Atlántida y por varias razones, la primera es que si de verdad existió y se hundió pues no creo que se hubiera conservado intacto después de caer más de 5000 m (5 km) bajó el nivel del mar.

    La explicación que Google da es que esos relieves son hechos por los sonares de los barcos para reconocer el relieve del lecho marino así como su profundidad. Y según ellos, nada tiene que ver con la Atlántida pues ésta era una ciudad que Platón describe con formas circulares.

    La segunda razón es que al parecer las medidas son de 125×160 (km) lo que nos da un total de 20,000 km2, casi el tamaño del Estado de Hidalgo en la República Mexicana (creo que tu post tiene un error pues escribes que son 140 km2. Ah! Y otro error es que las coordenadas deben ser latitud N-S y longitud E-W y en el post dice dos veces latitud). Es decir, tenían construcciones que ocupaban la superficie total de dicho Estado o la superficie total de Belice ¿Crees que tenían construcciones y canales y avenidas en un total de 20,000 km 2 cuando hoy ni existe un solo país o estado que tenga construido la totalidad de esa superficie? Pues al parecer las líneas ocupan todo ese espacio. ¿Cuánto crees que se hubiera conservado después del hundimiento de 5 km de profundidad??

    La tercera razón por la que no creo que sea la Atlántida es que Google tiene algunos defectos en recomposición de sus fotografías debido al mal procesamiento o pegado de las fotos. Así que seguramente habrá otras fotografías parecidas a las que quieren hacer creer que es la Atlántida. Por ejemplo, aquí a la mano tengo dos fotografías que en este momento están en Google Eath. Puedes revisar las coordenadas para ver dichas fotografías: 52° 4’9.29″N, 4°18’50.31″E (es una imagen de un carro estacionado en el costado del edificio) y 51°19’18.21″N, 6°34’35.80″E (es una foto del carro estacionado volteado en el pavimento). Espero que las veas y me digas que te parecieron esas fotografías (y como esas hay muchísimas en Google Earth), así que igual y si le buscamos podemos encontrar zonas marítimas que tengan un relieve parecido pero que como están en otras partes del mundo pues la gente no le toma la importancia que creen que tiene esta imagen para hacer creer que es la Atlántida.

    Gracias por tu post Comandante Homero y saludos!!!

  58. A lo mejor esto es parte de la misión que Seoane tuvo en el espacio, a ver si nos da alguna explicación a su regreso.

    Por lo pronto sí les digo que supe que cuando George fue a Europa se mareó y vomitó y con eso de sus diarreas mentales, sí puede dejar manchas así de grandes. :ponder_tb:

  59. Luigi, pues habrá que preguntarle a los mayas, ¿no? Hay teorías de que son descendientes de los atlantes.

  60. ¿¿¿Están seguros que esto no está escrito en las profecías mayas??? :ponder_tb:

  61. Que será , que será?

  62. Hola que tal Homero.
    Un post de alta tecnologia

 Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>